Jimmy Morales se reunió durante 45 minutos con Luis Guillermo Solís, en San José, para hablar de la crisis migratoria de los cubanos y de las relaciones entre el gobierno guatemalteco y el de Costa Rica

Por: Aarón Sequeira 26 noviembre, 2015
El presidente Luis Guillermo Solís recibe al mandatario electo de Guatemala, Jimmy Morales, este 26 de noviembre en Casa Presidencial, en San José.
El presidente Luis Guillermo Solís recibe al mandatario electo de Guatemala, Jimmy Morales, este 26 de noviembre en Casa Presidencial, en San José.

Para el presidente electo de Guatemala, Jimmy Morales, la decisión de Nicaragua de cerrar sus fronteras al paso de los migrantes cubanos les ha generado un problema a todos los países de la región.

Durante una visita al mandatario Luis Guillermo Solís, el guatemalteco afirmó que todas las naciones del área deben buscar juntos una solución al problema que acumula a casi 4000 caribeños en la frontera norte de Costa Rica y, ahora, a otros 850 en el borde entre Panamá y Colombia.

Morales, elegido el presidente 49 de Guatemala en segunda ronda el 25 de octubre, evitó calificar a Nicaragua como un mal vecino, ante la postura de impedir que los caribeños sigan rumbo a Estados Unidos, donde se les permite pedir la residencia gracias a la Ley de Ajuste Cubano, vigente desde los años 60.

Consultado por su visión hacia el tema migratorio a partir de que asuma la presidencia guatemalteca, el 14 de enero, Morales explicó que espera que, para ese momento, esta crisis ya esté solucionada.

“Será demasiado tarde si esperamos que yo asuma el poder. Deseo que Guatemala sea parte de la solución. Mañana tenemos una reunión con las autoridades en México, donde vamos a consultar sobre este tema y llevar a ese país la petición de don Luis Guillermo Solís”, dijo Morales.

El mandatario entrante añadió que se debe trabajar en la unidad de toda la región, tanto como lo buscan ahora en temas aduaneros, como espera en el futuro para asuntos migratorios.

Guatemala no está por despenalización de drogas

En cuanto a la propuesta promovida por el ahora expresidente guatemalteco Otto Pérez Molina, para poner a discusión la despenalización de las drogas como una forma de lucha contra el narcotráfico, Morales dijo que no está en esa misma sintonía.

“La visión de Guatemala no es la despenalización ni la legalización de las drogas”, explicó el presidente electo.

Añadió que buscan que la lucha contra el narcotráfico debe volver a ser una discusión regional y no tanto encabezada por un país.

“La región es un puente natural de personas y de mercancías, tanto lícitas como no lícitas y por eso hay que buscar una solución. El narcotráfico genera violencia e inseguridad y tenemos que enfrentarlo juntos”, comentó Morales.