También solicitó a Luis Gmo. Solís avanzar en ajustes a las convenciones

Por: Gerardo Ruiz R. 26 noviembre, 2015
El presidente del Congreso, Rafael Ortiz (centro), recibió a la presidenta de la Corte, Zarela Villanueva, al presidente Luis Gmo. Solís y al jerarca del Tribunal Supremo de Elecciones, Luis Antonio Sobrado. | JOSÉ DÍAZ
El presidente del Congreso, Rafael Ortiz (centro), recibió a la presidenta de la Corte, Zarela Villanueva, al presidente Luis Gmo. Solís y al jerarca del Tribunal Supremo de Elecciones, Luis Antonio Sobrado. | JOSÉ DÍAZ

El anfitrión puso la carta fiscal sobre la mesa, en una cita de rutina en la que los presidentes de los supremos poderes pretendían conversar sobre transparencia, en el Castillo Azul.

Rafael Ortiz, presidente del Directorio Legislativo, solicitó a la presidenta del Poder Judicial, Zarela Villanueva, contribuir con el avance de un proyecto de ley que él mismo presentó para limitar los montos de las pensiones de la Corte.

De paso, decidió recordarle al presidente de la República, Luis Guillermo Solís, que debe enviar señales, como agilizar las negociaciones de las convenciones colectivas, si es que pretende que el Congreso, bajo control de la oposición, acceda a debatir los proyectos que el Gobierno envió para intentar reducir el déficit fiscal, que cerró en 5,7% del producto interno bruto (PIB) en el 2014.

Recortes y signos. Para Ortiz, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), urge que la Corte “coopere” para poner un tope a las pensiones que superan los ¢7 millones y que, afirmó, amenazan con desestabilizar ese régimen.

Según él, Villanueva estuvo de acuerdo con la propuesta, pese a que en marzo pasado, los magistrados rechazaron el plan.

En el caso del presidente Solís, manifestó que el tema fiscal fue tratado de forma general durante la cita con los jerarcas de los supremos poderes, sin que se puntualizara nada más que en el compromiso con la austeridad en todas las instituciones estatales.

Empero, Ortiz reiteró que él le solicitó a Solís mayores esfuerzos de ahorro en el Poder Ejecutivo, que sirvan para convencer a los congresistas indecisos sobre la idea de tirarle un salvavidas fiscal al Gobierno.

“Mi opinión es que una reforma fiscal pasa por la necesidad de reducir el gasto y que esta es una excelente oportunidad de ver contratos laborales colectivos que generan un gasto absolutamente desproporcionado”, comentó el jerarca legislativo, para luego asegurar que el mandatario coincidió con él en este punto.

Desde hace más de un año, por ejemplo, el Gobierno instruyó a la Presidencia Ejecutiva de Japdeva para que iniciara una negociación de la convención colectiva con el Sindicato de Trabajadores (Sintrajap) de esa entidad.

El 5 de octubre, la Presidencia de la República divulgó que el ajuste logrado en las convenciones del Banco de Costa Rica, la Compañía Nacional de Fuerza y Luz (CNFL) y Acueductos y Alcantarillados (AyA), ahorró ¢17.700 millones. No obstante, Ortiz cree que el primer gobierno del Partido Acción Ciudadana (PAC) todavía adeuda mayores muestras de frugalidad.