Solís dice que conflictos no se pueden prolongar indefinidamente

Por: Aarón Sequeira 3 junio, 2014
El presidente Luis Guillermo Solís estuvo ayer en la inauguración de la nueva cabina de adn 90.7 FM, en el edificio de la Redacción Integrada del Grupo Nación, junto al periodista de ese medio, Allan Arroyo. | JORGE NAVARRO.
El presidente Luis Guillermo Solís estuvo ayer en la inauguración de la nueva cabina de adn 90.7 FM, en el edificio de la Redacción Integrada del Grupo Nación, junto al periodista de ese medio, Allan Arroyo. | JORGE NAVARRO.

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, defendió la opción de declarar la ilegalidad de una huelga en el sector público para evitar que un conflicto se prolongue indefinidamente.

Continuar con un paro laboral de forma indefinida, a criterio de Solís, podría provocar violencia y el uso de recursos de poder “que no serían necesarios si una huelga logra obtener el aval de los tribunales o si se declara ilegal”.

Así lo expresó el mandatario a La Nación tras participar en una entrevista radial en adn 90.7 FM, durante la cual reconoció que ayer mismo esperaba el fin de la huelga que mantienen los educadores.

“Hasta donde se me ha enseñado en el debate de esta huelga, el no contar con este recurso (de ilegalidad) puede constituirse en un absoluto enemigo al interés del país”, afirmó, al recordar que el movimiento se inició desde el 5 de mayo.

Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), aseguró que las huelgas son huelgas y se sostienen por la justeza del reclamo y la fortaleza de quienes las apoyan.

Para la diputada del Frente Amplio, Ligia Fallas, la legalidad de estas protestas reside en la lucha por los derechos de los trabajadores.

Solís aseguró que no optó por buscar que se declarara ilegal esta protesta ya que prefirió buscar soluciones al conflicto.

“Llámelo ignorancia o novatada, yo lo llamo responsabilidad. Para mí, lo más importante era resolver el tema, rápido y bien”, dijo.

Servicios esenciales. Con el fin de tener claridad sobre el proceso de declaración de ilegalidad de huelgas en el sector público, el presidente reiteró la necesidad de tramitar lo más pronto posible la reforma al Código Procesal Laboral.

Sin embargo, aún no tiene claro si puede o no levantar el veto impuesto a ese proyecto por la exmandataria Laura Chinchilla.

“Hay dos sensaciones. La primera es que sí se puede y que probablemente corresponda hacerlo. Lo segundo es que a lo mejor no. Hay una opinión legal minoritaria que sostiene que el veto es un acto final del presidente”, comentó.

El gobernante reconoció que no tiene noticias del grupo de abogados que analiza el tema, pues la atención al movimiento magisterial le ha impedido pedir informes.

La reforma legal busca agilizar los juicios de trabajo, al introducir la oralidad en el proceso.

Levantar el veto a la reforma procesal laboral fue el punto medular de la negociación con el Frente Amplio, llevada adelante por el oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC) para presidir el Congreso.

Mientras que el líder sindical Vargas estimó que Solís puede ser más enérgico y levantar el veto de Chinchilla, la frenteamplista Fallas adujo que en la legislación actual ya está regulado el derecho a huelga en sectores esenciales, como la salud y la seguridad, y que la reforma mantiene esa regulación.

“Se ponen un montón de condiciones para que esos sectores sensibles vayan a huelga. Pero lo del Procesal Laboral va lerdo, siento que no podemos salir rápido”, lamentó la congresista.