Ministerio Público indica que no investigará origen de mensaje por considerarlo 'una broma'

Por: Gerardo Ruiz R. 9 agosto, 2016
El presidente Luis Guillermo Solís (izquierda, con chaqueta café claro) participó en la coordinación de las acciones de la Fuerza Pública para contener la manifestación de taxistas de este martes.
El presidente Luis Guillermo Solís (izquierda, con chaqueta café claro) participó en la coordinación de las acciones de la Fuerza Pública para contener la manifestación de taxistas de este martes.

San José

Un velo de misterio se cierne sobre la grabación donde, supuestamente, el presidente Luis Guillermo Solís advierte a sus allegados, con información de primera mano de seguridad nacional, sobre los riesgos que provocaría este martes la manifestación de taxistas en San José y sobre los posibles enfrentamientos con gases lacrimógenos.

Aunque la Presidencia desmintió el lunes que Solís sea el autor, con lo cual el audio implicaría una suplantación de identidad del mismísimo presidente de la República, este martes ni los ministerios de Presidencia y de Comunicación, ni la Dirección de Inteligencia y de Seguridad (DIS), ofrecieron explicaciones adicionales o anunciaron investigaciones sobre el origen.

La grabación empezó a circular en las últimas horas del lunes a través de redes sociales y grupos de la aplicación de mensajería WhatsApp, donde, en el transcurso de pocas horas, se hizo viral.

En la grabación de minuto y medio, un hombre con una voz y un tono similares a los del mandatario se dirige a varias personas para prevenirlas de los actos "muy violentos" que ocurrirían este martes durante la manifestación de los taxistas formales en contra de UBER.

"Buenas tardes y a todas y a todos, quiero enviarles un mensaje de prevención por los actos que, presumiblemente, tendremos mañana, muy violentos, desafortunadamente, según lo que hemos podido recabar de información a lo largo del día. Me parece que en lo posible todas y todos deben mantenerse fuera de la calle, va a haber mucho bloqueo y mucha manifestación, muy probablemente violencia, uso de gases lacrimógenos y esto, les digo, porque sé que van a andar todas y todos por lados diferentes. Entonces, preferiría que se mantengan lo más cerca posible de sus casas y que no anden, obviamente, en transporte público, y tampoco lejos, en el sentido de tener que atravesar San José o atrasarse mucho llegando a sus destinos", dice el audio.

"Los actos de violencia, aparentemente, se iniciarán muy temprano en la madrugada antes de las 5 de la mañana y, por lo tanto, casi cualquier cosa se complicará mañana (martes para el lector) a lo largo del día. Pensamos que tendremos todo controlado pocas horas después, pero todavía es incierta esa circunstancia. Así es que, mejor, nuevamente, traten de estar fuera de la casa lo menos posible. 'Ojo al Cristo'... nada de andarse enredando cosas y tratando de mantener bajo perfil. Un besito y que Dios los acompañe mañana", culminó la grabación.

Este tipo de mensaje, con información detallada sobre los posibles enfrentamientos, no fue suministrado oficialmente a la población.

Insisten en desmentirlo. A las 8:50 p. m. del lunes, a raíz de la viralización del audio, la oficina de Prensa de Casa Presidencial emitió un comunicado, utilizando la propia red de WhatsApp, en el que desmentía que Solís fuese el autor del mensaje.

El ministro de Comunicación, Mauricio Herrera, lamentó la filtración de la lista de 31 invitados a la gira presidencial a Cuba. Según el jerarca, la información sobre la delegación está descontextualizada y perjudica los objetivos del viaje.
El ministro de Comunicación, Mauricio Herrera, lamentó la filtración de la lista de 31 invitados a la gira presidencial a Cuba. Según el jerarca, la información sobre la delegación está descontextualizada y perjudica los objetivos del viaje.
"Este hecho (el audio) no nos debe distraer de los esfuerzos que se centran en mantener la seguridad a la ciudadanía, con las condiciones para transitar libremente por las carreteras en un ambiente de paz social, como es la norma en un país respetuoso de la legalidad". Mauricio Herrera, ministro de Comunicación

"La Presidencia de la República desmiente un audio que circula por WhatsApp, en el cual se atribuyen al Presidente una supuestas declaraciones en relación con la manifestación de mañana (este martes para el lector) anunciada por taxistas formales. El gobierno reitera su posición de mantener el orden ante cualquier alteración a la paz social y a la libertad de tránsito de la ciudadanía", comunicó Zapote.

Y eso es todo lo que la sede del Gobierno dijo al respecto. Este martes al mediodía, el director de Prensa de la Presidencia, el periodista Boris Ramírez, reiteró que el comunicado iba a ser la única explicación que se daría sobre la grabación.

Al consultársele si la Presidencia investigaría la supuesta suplantación de identidad del mandatario, el funcionario remitió al comunicado del lunes por la noche sin ofrecer ninguna explicación adicional.

La Nación intentó plantear las mismas consultas al ministro de Comunicación, Mauricio Herrera. El jerarca contestó su celular, pero, de inmediato, cortó la llamada alegando que esperaba otra llamada de alguien más y que debía contestarla.

Después, a través de WhatsApp, pidió que se le enviaran las consultas por escrito. Al ministro se le preguntó si ya determinaron la procedencia del audio y si la Presidencia va a denunciar la supuesta suplantación antes las autoridades judiciales, ante la gravedad del asunto.

A las 3:49 p. m. el jerarca solo contestó: "Este hecho (el audio) no nos debe distraer de los esfuerzos que se centran en mantener la seguridad a la ciudadanía, con las condiciones para transitar libremente por las carreteras en un ambiente de paz social, como es la norma en un país respetuoso de la legalidad. Desde ayer hemos estado concentrados en la atención de las amenazas de bloqueos y esa ha sido la prioridad de todas las autoridades".

También se intentó preguntar al Ministerio de la Presidencia si ordenaría a la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS)—bajo su mando—abrir una investigación sobre la procedencia de la grabación desmentida. Sin embargo, la periodista de esa cartera, Ilse Chango, dijo que el ministro Sergio Alfaro no se referiría al tema.

'Una broma'. Este diario preguntó a las oficinas de prensa del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y del Ministerio Público si habían recibido alguna denuncia relacionada con el caso, o si investigarían de oficio el origen de la grabación, al tratarse de un audio atribuido al presidente Luis Guillermo Solís.

Por escrito, el OIJ indicó que hasta la 1:15 p. m. no se había recibido ninguna denuncia y pidió dirigir la consulta al Ministerio Público.

En ese despacho se indicó, también por escrito, que "por esos hechos no se ha recibido denuncia alguna" y que "al tratarse, evidentemente, de una broma" el Ministerio Público no investigará la grabación.

Al repreguntársele al Ministerio Público si no considera peligroso que alguien, presuntamente, suplante la identidad del presidente de la República, o por lo menos imite su voz con extraordinario parecido, su oficina de Prensa contestó, con base en el artículo 1.° del Código Penal, que el hecho no constituye delito penal alguno y que, de acuerdo con el principio de legalidad, nadie podrá ser sancionado por un hecho que la ley penal no tipifique como punible.

La manifestación de taxistas formales en contra de UBER y para meter bajo presión al Poder Ejecutivo inició a tempranas horas de la mañana de este martes, dato que coincide con el que la grabación reveló ayer a un grupo de personas.

Igual que lo vaticinó ese audio, la Fuerza Pública tuvo que intervenir con equipos antimotines en la antigua Galera, en Curridabat, fue donde hubo más enfrentamientos entre los cuerpos de policía y los prestadores del servicio público de transporte de pasajeros.

En el cruce del Aeropuerto Juan Santamaría también hubo detenciones y amagos de violencia entre los uniformados y los taxistas.

El operativo policial, con algunos detalles similares a los que se explicaban en la grabación que circuló a través de Internet, costó ¢80 millones y culminó con la detención de 78 taxistas, 33 carros decomisados y 119 partes efectuados por la Policía de Tránsito.

Luis Guillermo Solís, el de verdad, había adelantado a los medios de comunicación, el viernes pasado, que su Gobierno no escatimaría recursos de la Policía para impedir que los taxistas bloquearan las principales vías del país.