El 3 de mayo el presidente Luis Guillermo Solís pidió a diputados reactivar debate fiscal

Por: Gerardo Ruiz R. 6 mayo
El precandidato presidencial del PAC, Carlos Alvarado (centro, camisa blanca), afirmó que el debate sobre el empleo no debe pasar por la reducción del pago de pluses salariales. El aspirante recibió este sábado la adhesión a su campaña de los siete alcaldes que pertenecen al PAC.
El precandidato presidencial del PAC, Carlos Alvarado (centro, camisa blanca), afirmó que el debate sobre el empleo no debe pasar por la reducción del pago de pluses salariales. El aspirante recibió este sábado la adhesión a su campaña de los siete alcaldes que pertenecen al PAC.

Montes de Oca

Carlos Alvarado, quien disputa la candidatura presidencial de Acción Ciudadana (PAC) con Welmer Ramos, criticó este sábado a la oposición por insistir en condicionar el debate de la reforma fiscal que pide el presidente Luis Guillermo Solís, a que primero se aprueben cambios en los regímenes de empleo público, para limitar el gasto en pluses salariales.

Según Alvarado, quien fue ministro de Trabajo durante el actual Gobierno, la oposición ha actuado de manera irresponsable al supeditar el lanzamiento del salvavidas a las finanzas públicas a que se dé una reforma en los beneficios que reciben los empleados públicos, discusiones que, para él, no tienen relación entre sí.

El exjerarca fue claro y le echó en cara a la oposición, especialmente a los partidos Unidad Social Cristiana (PUSC) y Liberación Nacional (PLN) que Acción Ciudadana, desde esa misma acera, en gobiernos pasados, respaldó dos reformas tributarias integrales sin poner condiciones.

"La oposición cambió las condiciones, el PAC, siendo responsable, apoyaba la reforma fiscal. La oposición ha sido muy irresponsable en este tema. Ha sido muy irresponsable (...). Nosotros (su Partido, durante los gobiernos de Abel Pacheco y Laura Chinchilla) apoyamos al menos dos reformas fiscales estando en la oposición sin condicionarlas a algo que también es necesario, como el empleo público. Y hoy la condición es el empleo público", lamentó Alvarado este sábado, durante un acto en la sede del PAC, en Montes de Oca, durante el que recibió la adhesión de los siete alcaldes que la divisa logró en los comicios locales del 2016: Roberto Zoch, de Moravia, Luis Villalobos, de Montes de Oro, Norman Hidalgo, de Acosta, Hugo Rodríguez, de Palmares, Fernando León, de Turrialba, Marcel Soler, de Montes de Oca y Eduardo Pineda, de Hojancha.

Alvarado defiende así la posición del mandatario Solís, quien el 3 de mayo pasado, durante su tercer informe de labores ante el Congreso, le volvió a pedir a los diputados que reactiven el debate de los proyectos de ley que les propuso su Gobierno para reformar el impuesto sobre la renta y para convertir el tributo sobre las ventas en el impuesto al valor agregado (IVA). Esto con el fin de achicar el hueco en las finanzas públicas, que cerró el 2016 con un tamaño equivalente a un 5,2% del producto interno bruto (PIB).

La alianza de fuerzas opositoras echó por tierra esas aspiraciones presidenciales cuando el Gobierno torpedeó la iniciativa para reformar el empleo público, a pesar de haber iniciado el año 2017 convocándolo para su debate en el Parlamento.

Pese a que considera "importante" un cambio en el empleo público, el aspirante a candidato rojiamarillo dijo que ese debate debe ir más allá de una discusión entre las fracciones representadas en la Asamblea Legislativa y que debe darse en una mesa de diálogo nacional donde estén presentes los voceros de los sectores empresarial privado y público, además del Gobierno, en un encuentro en el que, según él, las partes no se deben ver como enemigos, sino, como socios en el desarrollo del país.

"Nosotros (el PAC, durante los gobiernos de Abel Pacheco y Laura Chinchilla) apoyamos al menos dos reformas fiscales estando en la oposición sin condicionarlas", Carlos Alvarado, precandidato presidencial del PAC.
Gasto en pluses al margen

El exministro, quien fue hombre de confianza del presidente Solís mientras estuvo en su gabinete, incluyó en su plan de gobierno una propuesta para debatir cambios al empleo público.

Su visión sobre la materia compagina con la de los sindicatos. Es decir, considera que el núcleo del debate sobre la reforma a los regímenes de empleo público no debe ser la reducción del peso de los pluses en el gasto público, sino, hacer más eficiente la labor de los empleados del Gobierno Central, calificándola mejor.

Alvarado dijo que su intención es que la inversión que hace el Gobierno en sus empleados rinda mejores réditos y tenga un "retorno mayor" para el Estado.

Esa inversión en remuneraciones que menciona el precandidato alcanzará en el 2017, según la Contraloría General de la República (CGR), ¢5,8 billones, de los cuales, según el mismo órgano, un 40,8% se lo come el pago de beneficios salariales para los empleados públicos.

Es decir, por cada ¢1 de remuneración básica que prevé pagar el sector público este año, gastará ¢1,10 en incentivos como las anualidades, como lo publicó La Nación en marzo pasado.

A la luz de esas cifras se le insistió a Alvarado si en su propuesta de empleo público incluye reducir el pago en beneficios salariales a lo que contestó que ese punto no debe ser "el meollo" de la discusión.

Enfado en tiendas opositoras

Los líderes de la oposición no recibieron bien los ataques del precandidato del PAC.

El jefe de campaña de Liberación Nacional (PLN), Francisco Chacón, criticó la posición de Alvarado y reiteró que el PLN seguirá insistiendo en que sin un cambio en el empleo público que reduzca el gasto en incentivos salariales el gobierno de Solís no tendrá su reforma fiscal.

"Entiendo que los temas económicos no son el fuerte de Carlos Alvarado. Solo una persona sin conocimientos básicos en Economía no entendería la relación directa que existe entre gasto público y empleo público. Desde hace mucho tiempo tenemos sobre la mesa que el tema fiscal debe ser resuelto integralmente, por el lado de los ingresos y de los disparadores del gasto y, en este último punto, particularmente están los salarios", manifestó el dirigente liberacionista.

Según Chacón, tan esencial es frenar lo que el Estado gasta en pluses, para contener el crecimiento del déficit fiscal, que el propio gobierno de Solís así lo reconoció después de hablar con organismos financieros internacionales.

"Hasta la ministra de Planificación (Olga Marta Sánchez) presentó un proyecto de ley para reformar el empleo público. Lo que sucedió es que luego el Gobierno tuvo temor y lo retiro. Pero el tema está ligado a la solución del déficit fiscal. Así lo entendería cualquier persona con conocimientos de elementos básicos de economía", recalcó el verdiblanco".

En el Parlamento tampoco escatimaron al responderle a Alvarado. El exjefe de fracción del PUSC, Gerardo Vargas Rojas, ve posiciones populistas en el precandidato del PAC.

"Espero que no sea el inicio de una campaña populista, al estilo de los populismos suramericanos, europeos o el reciente caso estadounidense. Lamento que don Carlos no entienda la importancia de ser responsables y de darle una solución real e integral al problema fiscal. Con esas declaraciones se ha posicionado, no como el precandidato del PAC, sino, como el precandidato de la irresponsabilidad", lamentó el diputado rojiazul.