Por: Esteban Oviedo 23 septiembre, 2013

Los partidos Liberación Nacional y Acción Ciudadana prevén una campaña electoral con menos publicidad que las anteriores.

Las agrupaciones descartan una saturación en los medios de comunicación debido a los compromisos de austeridad en el gasto y a las limitaciones en el financiamiento electoral.

“Será con menos publicidad que hace cuatro años”, dijo Antonio Álvarez Desanti, jefe de campaña del candidato del PLN, Johnny Araya, quien sostiene que será difícil para los partidos obtener recursos.

No obstante, Álvarez sostuvo que un menor gasto en publicidad no tiene por qué ser desventaja.

“La publicidad va siendo menos relevante para las campañas porque la gente se ve saturada por anuncios. Mi impresión es que tanta publicidad hace que el ciudadano quede saturado”, declaró.

Luis Guillermo Solís, candidato del PAC, comentó que, pese a las reglas de austeridad, sí aspiran a desarrollar una campaña “completa” en los medios de comunicación.

Para Solís, una elección sin publicidad iría en contra “del principio de divulgación democrática”.

“Eso no quiere decir que sea dispendiosa, pero sí que se usen todos los medios de comunicación. No por mucho gastar se hace buena campaña. Uno puede hacer una campaña que no sature y que tenga sustancia”, afirmó el aspirante

Cara. En los comicios pasados, la publicidad consumió cerca de un 40% del gasto electoral, es decir, casi ¢7.000 millones. La semana pasada, los partidos se comprometieron a reducir la deuda política en ¢18.000 millones.

Además, no dispondrán del mecanismo de bonos de deuda política, el cual les permitía pagar servicios con certificados que dependían del resultado electoral.

El Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) anunció que las agrupaciones podrán financiarse mediante fideicomisos con los bancos, los cuales se sustentarán en el eventual pago de la deuda política. Este método dependerá, principalmente, del resultado en las encuestas.