Verdiblanco cedió voto decisivo a cambio de la vicepresidencia del ayuntamiento

Por: Amy Ross 2 mayo, 2014

El Partido Liberación Nacional (PLN) perdió ayer el control del Concejo Municipal de San José tras quedarse sin el voto decisivo de un verdiblanco disidente.

El regidor Rolando Luis Murillo Cruz optó por aliarse a un bloque de oposición que impulsó a la presidencia a María Eugenia Rivera Araya, del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE).

La regidora del PASE, María Eugenia Rivera, celebró su elección como presidenta del Concejo Municipal. A su lado, Olger Lawson (izquierda), del Movimiento Libertario y Daguer Hernández, del PAC, quien la postuló. | JORGE ARCE.
La regidora del PASE, María Eugenia Rivera, celebró su elección como presidenta del Concejo Municipal. A su lado, Olger Lawson (izquierda), del Movimiento Libertario y Daguer Hernández, del PAC, quien la postuló. | JORGE ARCE.

A cambio, Murillo recibió los votos necesarios para convertirse en el nuevo vicepresidente del directorio josefino.

Rivera ganó la reñida elección con seis de los 11 votos emitidos, tras haber sido postulada por los dos representantes del Partido Acción Ciudadana (PAC). También tuvo el respaldo del libertario Ólger Lawson Marchena y de Flor Zamora Álvarez, también del PASE.

La disidencia de Murillo dejó sin mayoría a su compañera de bancada, Patricia Marín Gómez, quien buscaba suceder en ese cargo a Sonia Zamora Bolaños, del PLN.

Marín obtuvo cuatro de los cinco votos de Liberación, más uno aportado por el jefe de fracción del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Douglas Altamirano.

Condena. Los verdiblancos deploraron la actitud del regidor, quien apenas 15 minutos antes de iniciar la sesión firmó un documento garantizando su voto para Marín , a cambio –también– de la vicepresidencia del Concejo.

El liberacionista Ulises Alexánder Cano Castro comentó que incluso fue Murillo quien se acercó a la bancada del PLN, de la cual se había apartado meses atrás.

“Todavía siento el abrazo y el beso en la mejilla donde firmamos... Le creí tanto. No había necesidad de este engaño”, criticó Cano.

Al enterarse de que Murillo se había apartado del convenio, el bloque del PLN dio por deshecho su compromiso con el regidor pero se abstuvo de postular a otro candidato para la vicepresidencia.

Minutos después de ser electo, Murillo se sacudió las críticas y recordó que hace dos años su propio partido incumplió un pacto que le garantizaba a él la presidencia.

El regidor aseguró que su decisión, de última hora, contó con el apoyo de síndicos y regidores suplentes liberacionistas.

“Hay situaciones difíciles en la vida, hace dos años me tocó a mí también. Se dicen muchas cosas, pero ahora lo único que queda es trabajar para la comunidad”, dijo.

Por su parte, la nueva presidenta prometió “limpiar el Concejo Municipal”, ya que alegó, existen irregularidades y un irrespeto al debido proceso.

“Hay muchos proyectos buenos que por la burocracia no han salido adelante, como el de parques y el de Policía Municipal. Me comprometí a reclamar el comité cantonal como se debe”, agregó Rivera.