Por: Aarón Sequeira 24 abril, 2014

El Partido Liberación Nacional (PLN) intensifica las negociaciones con el objetivo de consolidar un bloque de oposición, para la elección del Directorio legislativo el 1.º de mayo.

Anoche, el jefe designado del PLN, Juan Luis Jiménez Succar, reunió a diputados del Movimiento Libertario, Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), la Alianza Demócrata Cristiana (ADC), Renovación Costarricense, Restauración Nacional y la Unidad Social Cristiana (PUSC), para definir un acuerdo sobre proyectos de ley.

Jiménez explicó que aún está por definir una papeleta para pelear el Directorio. El martes próximo se firmará el acuerdo y se elegirá a los candidatos a ocupar los seis cargos de la cúpula legislativa.

En ese bloque de oposición se disputan la aspiración a presidente Mario Redondo, de ADC, y Humberto Vargas, de la Unidad.

La reunión de anoche se dio en un lugar privado. Tras la cita, Jiménez aseguró que podrían contar con el apoyo de hasta 31 diputados.

El bloque podría integrarse con los 18 liberacionistas, cuatro libertarios, uno del PASE, uno de ADC, dos de Renovación, uno de Restauración y cuatro socialcristianos.

“Estamos terminando de concluir un documento suscrito por fracciones representadas, para consolidar un compromiso en lo político, lo programático y lo referente a los proyectos de ley para someter a discusión”, manifestó el jefe designado de Liberación.

En la lista de proyectos se incluye la eliminación del aumento automático de la remuneración de los legisladores, la reforma al Sistema de Banca para el Desarrollo, el análisis de un plan energético y las reformas al Reglamento legislativo.

Jiménez agregó que el objetivo de controlar el Congreso es para contribuir a dar seguridad jurídica al sector productivo y facilitar la gobernabilidad democrática.

“Vamos a revisar todas las leyes que se han hecho para facilitar los trámites de los ciudadanos”, dijo el verdiblanco anoche, a las 9:45 p. m., tras la reunión de la oposición.

Jiménez agregó que buscarán crear equilibrio y contrapeso frente al gobierno de Luis Guillermo Solís y ante el nuevo partido oficialista, el PAC.

Aseguró que darán al nuevo presidente los votos para proyectos urgentes del país, sobre todo en temas que están pendientes de aprobación legislativa.