Asambleístas piden a magistrados pronunciarse antes del 15 de agosto

Por: Esteban Mata Blanco 14 junio, 2015

El Partido Liberación Nacional (PLN) decidió este sábado dejar en manos de la Sala IV la pretensión de su excandidato presidencial, Johnny Araya, de postularse por esa agrupación a la Alcaldía de San José.

Por unanimidad, los asambleístas aprobaron una moción para pedir a los magistrados del alto tribunal que se pronuncien sobre una acción de inconstitucionalidad presentada contra el estatuto del PLN.

Precisamente, el Tribunal de Ética del Partido sustentó en los artículos 132 y 134 de dicha normativa, su decisión de expulsar a Araya por cuatro años, por haberse retirado como candidato presidencial verdiblanco en la campaña presidencial del 2014.

En la moción, los liberacionistas también acordaron solicitar a la Sala que se pronuncie antes del 15 de agosto.

De esta forma, si hubiese un fallo favorable para Araya, este podría cumplir su deseo de postularse para la Alcaldía del cantón Central de San José, en las elecciones del 2016.

En caso de que los magistrados no se pronuncien por el fondo, los asambleístas esperan que, al menos, dicten alguna medida cautelar que le permita participar al exaspirante.

La solicitud, aprobada durante una asamblea en el Edificio Cooperativo, en San Pedro de Montes de Oca, responde a un acuerdo entre Araya y el Comité Ejecutivo del PLN, presidido por José María Figueres.

José María Figueres llevó la batuta de una sesión en la que todo parecía en el aire, a pesar de un acuerdo de la noche del viernes que no se anunció . | MARIO ROJAS
José María Figueres llevó la batuta de una sesión en la que todo parecía en el aire, a pesar de un acuerdo de la noche del viernes que no se anunció . | MARIO ROJAS

Supone una salida política al enfrentamiento que, hasta ayer, protagonizaron quienes apoyan a Araya y quienes exigían cumplir la sanción del Tribunal de Ética, ratificada tanto por el Tribunal de Alzada del Partido, como por el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE).

Todo cambia. Araya pretendió, hasta el viernes por la noche, que la Asamblea Nacional del PLN suspendiera su castigo acogiendo una moción redactada en el seno de la fracción liberacionista.

El anuncio de la propuesta complicó el panorama en las tiendas verdiblancas. Por un lado, Figueres no estaba dispuesto a ceder ante la petición de congelar la sanción y, por otro, el exalcalde había logrado fuerte apoyo para dar la pelea en la Asamblea.

Ambos dirigentes aceptaron ayer que cualquier decisión sobre la moción original, habría dejado al Partido fracturado y en medio de un pleito de tendencias.

Si se aprobaba el perdón, Figueres temía que se debilitara la institucionalidad del “nuevo Liberación” que promueve. En caso contrario, el exalcalde habría quedado como la víctima de lo que él califica como un “linchamiento político” en el PLN.

Salida política. Una reunión privada llevada a cabo en el bufete del diputado verdiblanco Juan Luis Jiménez Succar, permitió encontrar un acuerdo.

La cita se realizó en Los Yoses, poco después de las 6 p. m. y terminó como a las 9:30 p. m., recordó ayer Jiménez Succar.

Además de Figueres y Araya, participaron el secretario general del Partido, Fernando Zamora; el vicepresidente, Jorge Pattoni; el subtesorero, Marco Cercone; y Mario Quirós.

“Llegamos a un acuerdo amistoso (...). Nos tomamos varios vasos de agua y café y estuvimos compartiendo, viendo una salida que fuera beneficiosa”, detalló Figueres. La decisión fue revelada tras la votación de ayer.

“Aquí lo importante es la unidad de Liberación. Muchos apostaban a que esto iba a ser un desmadre y un desastre y se terminó entre aplausos”, dijo Jiménez.