Sandra Piszk, la otra aspirante, propuso buscar una figura de consenso

Por: Aarón Sequeira 26 abril, 2016
La tensión en la fracción del PLN ha llegado a niveles muy altos, en la discusión por elegir al candidato a presidente legislativo. Las ocho fracciones restantes están a la expectativa de la decisión. | MELISSA FERNÁNDEZ.
La tensión en la fracción del PLN ha llegado a niveles muy altos, en la discusión por elegir al candidato a presidente legislativo. Las ocho fracciones restantes están a la expectativa de la decisión. | MELISSA FERNÁNDEZ.

Las tiendas del Partido Liberación Nacional (PLN) en la Asamblea Legislativa están en llamas. La elección de su candidato a la presidencia del Congreso, para el 1.º de mayo, los tiene totalmente divididos.

Los aspirantes son Juan Luis Jiménez, abogado de 65 años, y Sandra Piszk, una politóloga de 67 años.

La tensión llegó al máximo ayer, cuando el parlamentario herediano Ronny Monge amenazó con renunciar a su diputación si lo obligan a apoyar a Juan Luis Jiménez Succar, exjefe de fracción y aspirante a la presidencia legislativa.

“El nuevo Liberación ha dicho de que los que estamos en la clase política no debemos estar enredados en negocios comerciales. Hay publicaciones de ustedes ( La Nación ) que no se han aclarado, haciendo vínculos de algunas de las personas que están aspirando”, mencionó Ronnny Monge.

El legislador se refiere a la publicación en que se reveló que Jiménez Succar se metió a gestionar la venta de un hospital privado a un grupo cooperativo, junto con el congresista del Partido Acción Ciudadana (PAC) Víctor Morales Zapata.

Consenso. La elección no se ha realizado en el seno de la bancada liberacionista porque hay nueve legisladores totalmente afines a Jiménez y ocho que apoyan a Sandra Piszk como candidata a presidir el Directorio.

En medio, está Julio Rojas, el jefe de la fracción, quien según el momento se inclina de un lado o del otro, para evitar una mayor división y promover diálogos.

Piszk le propuso ayer a Jiménez buscar una figura de consenso, un tercer nombre, diputado o diputada, pero que cada uno de ellos deponga sus aspiraciones, con el fin de evitar una división más fuerte en Liberación.

Jiménez se negó. “No puedo quitarme, es una lucha que he venido dando desde hace semanas. En una democracia, el resultado final es la votación, consecuentemente, yo manifesté a los compañeros que yo quiero que se vote, que sea la mayoría la que elija quién sea el candidato”, añadió el josefino, quien dice estar seguro de tener la mayoría necesaria para dejarse la candidatura.

Antonio Álvarez Desanti, quien apoya a Jiménez Succar, niega que ahora sea el momento de buscar un tercer nombre.

“Todavía no estamos en ese momento, hay que hacer la votación, ver el resultado y mantener el respaldo, ver quién gana y respetar la votación que haga la fracción”, aseguró.

Jefatura también. Pero el choque no solo pasa por la candidatura a la presidencia legislativa.

El grupo de Juan Luis Jiménez quiere colocar en la jefatura de la fracción a Michael Arce. El de Piszk impulsaba a Ronny Monge.

Jiménez explicó que le propusieron abiertamente al grupo de Sandra Piszk que nombre en la jefatura a Maureen Clarke, para zanjar el asunto y dejarse ellos la postulación al Directorio.

“Les hicimos la propuesta de que para cumplir con el género, si era esa la excusa, que ellos pusieran la jefa. Propusimos que nombren a Maureen”, indicó.

La discusión se retomará hoy, a las 10 a. m., en la jefatura de fracción del PLN, en el Congreso.