Antonio Álvarez alega que Gobierno no tiene autoridad para pedir impuestos

Por: Aarón Sequeira 27 noviembre, 2014
El diputado Antonio Álvarez, del PLN, le dará guerra a cada plan de impuestos que presente el Gobierno. Aquí conversa con su jefe de fracción, Juan Luis Jiménez Succar. | JOHN DURÁN.
El diputado Antonio Álvarez, del PLN, le dará guerra a cada plan de impuestos que presente el Gobierno. Aquí conversa con su jefe de fracción, Juan Luis Jiménez Succar. | JOHN DURÁN.

Enojado por el trámite del Proyecto de Ley de Presupuesto Nacional del 2015 sin recortes, tal como el Gobierno quería, el PLN prepara 1.000 mociones para el Proyecto de Ley de Lucha contra el Fraude Fiscal.

Esas mociones son del diputado liberacionista Antonio Álvarez Desanti, quien ya presentó dos paquetes de modificaciones a esa iniciativa (expediente N.° 19.245): uno con 134 y otro con 305.

El proyecto de ley plantea varias reformas para mejorar la lucha contra la evasión, entre ellas la obligación de las empresas de estar al día en el pago de impuestos, antes de gestionar licencias, autorizaciones o permisos ante el Estado.

Ese expediente se tramita en la Comisión de Asuntos Hacendarios y actualmente está en estudio de una subcomisión, cuyo plazo se extiende hasta finales de diciembre próximo.

Según Álvarez, el Gobierno dice una cosa y hace otra, pues mientras se comprometió ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) a reducir el gasto en un 1,25% del producto interno bruto (PIB) y aumentar sus ingresos hasta en un 2,75% de la producción nacional, usó todos los atajos posibles para aprobar un Presupuesto Nacional con una autorización de gasto de ¢7,9 billones, un 19% más que los gastos del 2014.

“Si el Gobierno sigue con esta voracidad, no vamos a permitir que se aumenten los impuestos a costa del pueblo para seguir gastando a manos llenas”, dijo.

La batalla verdiblanca contra los tributos, que en el pasado los promovieron, seguirá contra las iniciativas para transformar el tributo sobre las ventas en un impuesto al valor agregado (IVA) y para reformar el de la renta.

Álvarez enfatizó que sus compañeros de fracción conocen su gestión y la apoyan. Añadió que él asume todo el costo político que implique darles guerra a los impuestos que promueva el gobierno de Luis Guillermo Solís.

“No tengo problema en asumir esa responsabilidad y que se me tilde de filibustero”, aseveró.

Señales. Paulina Ramírez, la diputada verdiblanca que integra Hacendarios, dijo que el Gobierno no da señales de querer políticas para el control del gasto ni sus disparadores (salarios, pensiones). “No tienen autoridad moral para pedir impuestos”, añadió.

El Presupuesto Nacional que tanto enoja al PLN se dio por aprobado en primer debate el lunes, con una resolución del presidente legislativo, Henry Mora, a pesar de la votación negativa de una mayoría de 26 diputados.

Hoy por la tarde, el plenario del Congreso se dedicará a la discusión en segundo debate de ese plan de gastos del Gobierno.

Sin embargo, con las firmas de legisladores liberacionistas, libertarios y de la Alianza Demócrata Cristiana el Presupuesto irá a consulta de la Sala Constitucional, tras el trámite forzoso que aplicó el presidente Mora.

Sobre la intención de combatir todo lo que huela a impuestos en el Congreso, el presidente de Hacendarios, el oficialista Ottón Solís, aseguró que él sí apoyará todo lo que signifique aumentar los ingresos sanos del Estado.

Añadió que si tiene que convocar a sesiones extra para discutir las mociones de Álvarez, lo hará.

“El Gobierno tiene que superar dos obstáculos, el que se impuso de no enviar impuestos en dos años y el Presupuesto tan expansivo del gasto que envió. Se puede negociar; espero que el Gobierno tenga la capacidad”, dijo.

El libertario Otto Guevara anunció que su partido usará todos los mecanismos reglamentarios para combatir los planes sobre impuestos.

Rosibel Ramos, de la Unidad Social Cristiana, apuntó que su posición es no aprobar planes sobre tributos, a raíz de su disconformidad con el abultado Presupuesto Nacional que propuso el Gobierno.