Legisladores cuestionan si existen méritos para otorgar la distinción especial

 18 julio, 2014

La euforia vivida en los pasillos de la Asamblea Legislativa para otorgar la ciudadanía honorífica al técnico de la Selección Nacional, Jorge Luis Pinto, empieza a apagarse.

Los partidos Movimiento Libertario y Alianza Demócrata Cristiana tienen serias dudas de la conveniencia de dar la distinción al estratega colombiano.

Esa postura también es compartida por los diputados Ottón Solís y Epsy Campbell, de Acción Ciudadana; Ronny Monge y Julio Rojas, de Liberación Nacional; además de Gerardo Vargas y Jorge Arguedas, del Frente Amplio.

Estos congresistas cuestionan que la propuesta se haya impulsado en medio del ambiente de fervor nacional provocado por el pase de la Sele a los cuartos de final del Mundial Brasil 2014. También, consideran que el técnico recibió el pago acordado por su trabajo.

El diputado que surgió con la idea y propuso la declaratoria, el socialcristiano Rafael Ortiz, no comparte esos argumentos y asegura que una mayoría de legisladores sigue interesada en nombrar a Pinto como ciudadano de honor. Pero alegó que ha faltado cuórum en el plenario para votar una moción que agilice el plan.

Para apurar el trámite del proyecto se necesitan 38 votos y, para aprobarlo, se requieren 29.

La intención de Ortiz, quien fue presidente de la Liga Deportiva Alajuelense cuando Pinto dirigió ese club años atrás, es colocar la iniciativa en primer lugar de agenda.

No obstante, el jefe de fracción de Liberación Nacional (PLN), Juan Luis Jiménez, cree que no ha habido oportunidad de votar la moción porque existen asuntos más urgentes, como la posible destitución del magistrado de la Sala Primera, Óscar González.

Vargas, jefe de fracción del Frente Amplio, agregó: “Había mucha euforia por el tema de la selección, creo que en esa euforia no se analizan bien las cosas”.

¿Y si se va? Los diputados que objetan el proyecto se preguntan si existe el mérito. Por un lado, el jefe del Libertario, Otto Guevara, cree que otras personas podrían merecer el reconocimiento.

“¿Por qué darle una ciudadanía honorífica a una persona que recibió una paga por hacer un trabajo y no considerar decenas de extranjeros que le brindan servicios a la patria de forma voluntaria?”, cuestionó Guevara.

Otra preocupación, expuesta por Mario Redondo, es la posibilidad de que Pinto deje el cargo al frente de la Selección para dirigir a otro equipo que le pague mejor.

Además, algunos otros debaten de si la labor realizada por Pinto tiene la relevancia suficiente para ser merecedor de esta distinción.

“La Constitución Política dice que la ciudadanía honorífica se otorga a aquellas personas que hayan brindado servicios notables a la República. Me parece que lo realizado por don Jorge Luis no amerita esa distinción”, dijo el diputado liberacionista Ronny Monge.