La ley permite que perro guía siempre acompañe a su dueño en buses, taxis o restaurantes

Por: Patricia Recio 14 septiembre, 2016
La mayoría de perros portan un cartel en donde indican que
La mayoría de perros portan un cartel en donde indican que "estoy trabajando" para evitar que las personas los interrupan.

Acariciarle la cabeza, hablarle o acercarse a un perro cuando se lo topa por la calle suele ser el primer gesto de muchas personas, sobre todo si estos lucen amigables y nobles, como es el caso de los perros guía.

Sin embargo, una sencilla acción como esta puede distraer al animal y por ende, ponerlo en riesgo tanto a él como al usuario.

"Hay que tener en consideración que un perro guía es una extensión del cuerpo de la persona ciega que lo está utilizando, entonces mi primera recomendación es no distraer a un perro guía, porque si se distrae este pierde la concentración y puede poner en peligro a la persona ciega que está conduciendo", explicó Álvaro Mendieta, usuario de un perro guía.

Por esta razón, la Defensoría de los Habitantes lanzó este miércoles dos mensajes educativos con el testimonio de personas que utilizan estos animales como guías, en los que no solo hacen esta advertencia, sino que recuerdan que quienes andan con un perro guía tienen derecho a que los dejen ingresar juntos a todos los sitios, incluido el transporte público, restaurantes y tiendas.

"Si a mí no me dejan entrar en un restaurante con el perro me devuelvo, pero si usted va a un restaurante lo dejan entrar con sus ojos, ¿cómo me van a obligar a mi a dejar mis ojos afuera? Pero también es nuestra responsabilidad de tener un perro médico y aseado correctamente para que no sea perturbador para las personas que están alrededor de uno", narró Juan José Sancho, otro usuario con discapacidad visual.

Mendieta, quien tiene uno de estos perros, recalcó que con frecuencia enfrentan problemas en los medios de transporte, en especial en los taxis.

La Ley de Igualdad de Oportunidades para las Personas con Discapacidad N.° 7600 dice que "las personas con discapacidad que utilicen perros guías o animales de asistencia, así como productos para apoyar la movilidad, tendrán libre acceso a todos los medios de transporte público, así como a toda edificación pública o privada, sin que esto les genere gastos adicionales".