Expropiaciones y dilemas ambientales frenan el avance del proyecto vial

Por: Álvaro Murillo 19 junio, 2015

San Carlos. Esta será una carretera de montaña y, como tal, es un proyecto difícil, lleno de agua, barro, curvas y honduras que exigen puentes enormes.

Son casi 30 kilómetros que servirán, algún día, para hacer más accesible el próspero cantón de San Carlos, donde miles de vecinos y productores esperan que las soluciones lleguen pronto a donde están los verdaderos atascos: en las gavetas judiciales y burocráticas.

Hay tramos donde las obras están paralizadas, en espera de que el propietario del terreno acceda a donar una parte o venderlo al precio que proponen las autoridades. Hay partes que dependen de la voluntad de una dueña, quien tampoco puede ceder tierra porque está inscrita a nombre de un familiar que ya murió, o de otro que no está de acuerdo. Y así, varios casos.

Las obras del tramo entre Sifón de San Ramón y La Abundancia de San Carlos han avanzado en casi un 79%, pero las tareas restantes también dependen de la agilización de las denuncias ambientales.

Una de ellas la presentó un diputado oficialista, Javier Cambronero, por posibles daños en esta montaña, que ayer visitó el presidente Luis Guillermo Solís.

El mandatario promete que, antes de dejar su gobierno (2018), los vehículos irán a San Carlos por este tramo y por los proyectos conocidos como “punta sur” y “punta norte”, que conectarían la vía con la carretera Bernardo Soto y con la comunidad sancarleña de Florencia.

Sin embargo, esas obras complementarias también están pendientes de ser construidas.

Supervisión. Solís pudo apreciar partes pavimentadas para cuatro carriles, por donde se podrá conducir a 80 kilómetros por hora, así como puentes de dos carriles y las bases de otros puentes, que aún no se pueden construir por falta de permisos ambientales. También vio enormes taludes, alcantarillas ya listas y tramos con lastre.

El presidente Luis Guillermo Solís frente al puente sobre el río Barranca, uno de los que ya se construyeron para permitir el paso entre los 30 kilómetros de carretera que comunicarán Sifón de San Ramón con La Abundancia de San Carlos. A la izquierda, el ministro de Transportes, Carlos Segnini.
El presidente Luis Guillermo Solís frente al puente sobre el río Barranca, uno de los que ya se construyeron para permitir el paso entre los 30 kilómetros de carretera que comunicarán Sifón de San Ramón con La Abundancia de San Carlos. A la izquierda, el ministro de Transportes, Carlos Segnini.

Escuchó asimismo a los miembros de la Asociación Procarretera y a la constructora Sánchez Carvajal, urgir la solución de unas 40 expropiaciones y de las licencias ambientales.

Fue lo primero que dijeron al mandatario, cuando este llegó a las 6 a. m. de ayer, hora en que la neblina cubría la montaña y decenas de operarios comenzaban su faena, donde se puede trabajar. “Estoy sorprendido por la rapidez de los avances y también por la magnitud de lo que queda por hacer”, concluyó Solís al acabar el recorrido por trocha, ya en Santa Clara de San Carlos. “Esto refleja lo mejor y lo peor de nuestra manera de trabajar en Costa Rica”, añadió.

El tramo Sifón-La Abundancia podría estar listo antes del 2017, como quiere Solís, pero “el Gobierno debe poner de su parte”, dijo el ingeniero Mario Marín, director de esta obra de $189 millones.

No obstante, de poco servirá esta infraestructura sin las puntas sur y norte. Estos trabajos tienen grados de avance distintos y la meta de Solís es inaugurarlos antes de mayo del 2018.

“No es cosa pequeña, pero se puede hacer”, dijo.

En San Carlos, están más precisados. Por eso, la Asociación Procarretera pidió al Poder Ejecutivo nombrar una comisión que dé seguimiento diario al avance de los procesos de expropiación, que dependen de la agilidad en los juzgados y de la voluntad de los vecinos, no siempre suficiente, según la presidenta de la comisión, Patricia Romero.

“Entonces, sí sería realista pensar en los plazos que dice el presidente. Esto es una prioridad para San Carlos, pero también para el país” , expresó Romero.

Este recorrido fue la principal actividad de Solís en su gira de ayer jueves por San Carlos, donde participó en un foro sobre desarrollo local y entregó ayudas gubernamentales a grupos agrícolas.