Sanción es solo de carácter moral pues Estatutos del PASE no contemplaban la expulsión para sus militantes.

Por: Gerardo Ruiz R. 25 agosto, 2013

San José

La Asamblea Nacional del Partido Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), declaró "non gratos" a sus tres diputados, Víctor Granados, Rita Chaves y Martín Monestel y les exigió renunciar de inmediato a sus curules y devolverlas al partido.

El máximo órgano del PASE también desautorizó a los congresistas a utilizar el nombre de la divisa en sus funciones públicas o privadas "pues abiertamente ustedes optaron de manera evidente, cambiar su tendencia política por otra más afín a sus intereses personales" y pidió a la prensa evitar mencionar a los diputados como miembros de ese partido.

Todo se genera por la decisión de los legisladores de darle la adhesión al candidato presidencial del Partido Liberación Nacional (PLN), Johnny Araya, a principios de agosto.

Óscar López (de pie) y el resto del Comité Ejecutivo y la Asamblea Nacional del PASE declararon
Óscar López (de pie) y el resto del Comité Ejecutivo y la Asamblea Nacional del PASE declararon "non gratos" a los tres actuales diputados del partido por haberle dado la adhesión a Johnny Araya, candidato de Liberación Nacional a la presidencia.

Óscar López, presidente del Comité Ejecutivo, afirmó que la condena a tal acción de los legisladores fue "unánime y enérgica", aunque no se pudo concretar la expulsión de los tres diputados pues el Estatuto del PASE no contemplaba esa figura.

Sanción moral. El líder pasista reconoció que la declaratoria se queda únicamente en el campo moral y que no hay posibilidades reales de que los tres diputados renuncien a sus cargos.

Empero, indicó que esa situación cambiará a partir de ahora con la aprobación de un Código de Ética que sí contiene sanciones prácticas, como la expulsión, en caso de que los militantes nombrados en puestos de elección popular den virajes políticos similares al de los actuales diputados.

"Ellos causaron lesiones políticas gravísimas al partido, por lo que, si tienen moral y vergüenza, renunciarían de inmediato a sus curules para que las ocupen verdaderos representantes de nuestro partido", declaró López.

El líder, quien también aspira a la presidencia de la República y a una diputación por San José, agregó que, contrario a lo que se podría pensar, la adhesión de los tres legisladores a Johnny Araya no golpeó al PASE, sino que la divisa salió fortalecida, pues se avivó el espíritu de unión interna para enfrentar la campaña política que iniciará oficialmente el 2 de octubre.

No se van. Por su parte la diputada Rita Chaves Casanova, jefa de fracción del PASE, aseguró que ella y sus dos compañeros de bancada se mantienen firmes en que no renunciarán a las curules, pues consideran que no han cometido faltas al Estatuto del partido.

Chaves sostuvo que la declaratoria de "non gratos" es noticia añeja para ellos y que espera que esta sea una reacción temporal departe de la Asamblea Nacional que cambie de tinte conforme avance la campaña.

"Nunca hemos faltado al compromiso con los electores, lo cual da fe de nuestra dedicación al trabajo por las banderas del PASE en favor de las personas con alguna discapacidad. Si no hubiéramos cumplido con esa tarea, sí estaríamos muy preocupados", afirmó.

Chaves agregó que en ningún momento se han sentido en la necesidad de renunciar al PASE ante las críticas lanzadas desde la Asamblea del partido y, en su lugar, reiteró el compromiso de la bancada de trabajar para que la fuerza política tenga más diputados en el próximo periodo constitucional.

Al adherirse a la campaña de Johnny Araya, los tres diputados del PASE argumentaron que lo hacían por la incapacidad de Óscar López de dirigir al país, en caso de ganar la presidencia de la República.