Grupo Diversidad urge reconocimiento de otros beneficios para homosexuales

Por: Daniela Cerdas E. 22 noviembre, 2014
Daniel Morales (izq.) y Rodolfo Barquero conviven desde hace tres años en Heredia. No solo comparten su casa, sino todos sus gastos. En la actualidad, Barquero trabaja como administrador de una pulpería, pero Morales no ha logrado conseguir empleo. | LUIS NAVARRO
Daniel Morales (izq.) y Rodolfo Barquero conviven desde hace tres años en Heredia. No solo comparten su casa, sino todos sus gastos. En la actualidad, Barquero trabaja como administrador de una pulpería, pero Morales no ha logrado conseguir empleo. | LUIS NAVARRO

Ser la primera pareja gay que la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) asegura en su historia, fue motivo de celebración para Rodolfo Barquero y Daniel Morales, pero, a la vez, esto les ha despertado un sinfín de dudas sobre el alcance que podría tener tal decisión institucional.

“¿Podemos utilizar esto para pedir un bono de vivienda? ¿Podemos ir al banco a pedir un préstamo juntos? Si una entidad del Estado nos reconoce como pareja, ¿las demás también lo harán?”, se cuestionan.

La presidenta ejecutiva de la CCSS, María del Rocío Sáenz, salió al paso para responder con un contundente no.

Ella explicó que este seguro lo que hace es extender la protección en salud a las parejas del mismo sexo en igualdad de condiciones que las parejas heterosexuales. No implica beneficios de ningún otro tipo.

“Lo que se modificó fue el Reglamento del Seguro de Salud, que lo que reconoce es la extensión a la pareja de esa protección (pero) solo es para la atención en salud”, detalló la jerarca.

Para Marco Castillo, líder del Movimiento Diversidad, este es un logro más hacia el reconocimiento de las parejas gais.

“Nosotros estamos peleando en la Asamblea Legislativa el reconocimiento de las parejas del mismo sexo para todos los efectos. La lucha sigue adelante, es un primer paso que se dio en el reconocimiento de parejas en la Caja, pero la lucha seguirá hasta que tengamos el matrimonio igualitario”, afirmó Castillo.

En el Congreso hacen fila cuatro proyectos de ley para reconocer la legalidad de estas uniones; sin embargo, las iniciativas aún están en trámite sin que se vislumbre un consenso de apoyo entre los legisladores.

Entre esos planes están las dos versiones de la ley de sociedades de convivencia, en las que se reconocen y protegen legalmente las uniones entre parejas del mismo sexo, así como la ley de unión civil homosexual, que establece el derecho de esta población a unirse civilmente.

Por igual. Barquero dice que, pese a los temas legales y morales que rodean su relación, ellos son “una pareja común y corriente”.

No obstante, considera que la aceptación de la CCSS para asegurar a Morales abrió el debate sobre otros posibles derechos, aunque aclaró que la intención de ellos no es aprovecharse, sino tener los mismos derechos de las parejas heterosexuales.

“Somos una pareja normal. La única diferencia es que el amor entre nosotros es entre el mismo sexo”, dijo Barquero, de 28 años y administrador de una pulpería. Desde hace tres años convive con Daniel Morales, en Heredia.

El problema para ellos es que Morales, de 21 años, se encuentra desempleado, por lo que no tenía opción de recibir atención en la Caja, en caso de requerirla.

Cuando empezaban su relación, Morales necesitó una operación de apéndice. Aunque en ese momento no trabajaba, su condición de estudiante permitió que la CCSS realizara la cirugía. Luego de vencer su carné, surgió el temor de qué pasaría si enfermaba mientras estaba desempleado.

Oportunidad. Hace 11 días ellos leyeron un mensaje que la Caja publicó en Twitter avisando que las parejas gais ya podían entregar los requisitos para asegurar a sus compañeros.

“Fuimos a entregar las certificaciones de nacimiento, una declaración jurada ante abogado de que convivíamos como pareja y declaraciones de testigos”, recordó Barquero.

La situación ha sido más fácil de sobrellevar para él, pues en su familia otros parientes también son homosexuales; al contrario, para Morales ha sido complicado desde que a los 19 años pudo “salir de clóset” ante sus padres, quienes lo han ido aceptando.

“Considero que somos una pareja como cualquiera. Cuando estuve con lo de la operación, él corrió conmigo, me compró medicamentos y estuvo en la puerta del hospital esperando cuando me dieron la salida”, recordó Morales sobre su compañero.

Ellos se conocieron cuando Barquero trabajaba en un salón de belleza. Un día llegó Morales a cortarse el pelo y él lo atendió. Desde entonces están juntos.