Siete diputados seguirán saliéndose de la reunión si ese legislador llega a cita

Por: Aarón Sequeira 16 noviembre, 2015
.
.

La relativa armonía con la cual trabajaba la fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC) se rompió hace tres lunes. Un hecho desencadenó otro y, ahora, la bancada no puede reunirse.

El diputado Víctor Morales Zapata, desterrado de la bancada desde antes de empezar el periodo legislativo (mayo 2014), puso un pie en el salón de la reunión y, de inmediato, siete legisladores salieron por la misma puerta.

Los que se van y los que se quedan: esos son los dos bandos que ahora dificultan toda coordinación, según reconoce el jefe de la fracción, Marco Redondo.

“Todavía sigo poniendo velitas para encontrar la fórmula de resolverlo”, dice en tono resignado el congresista cartaginés.

Los siete parlamentarios que rechazan la presencia de Morales en las reuniones de la fracción son Ottón Solís, Epsy Campbell, Marvin Atencio, Marcela Guerrero, Franklin Corella, Nidia Jiménez y Marlene Madrigal.

Para ellos, el acuerdo de la Asamblea Nacional, de enero del 2014, que les ordenó dejar por fuera a Morales Zapata, no ha cambiado. Opinan que el asunto se soluciona si esa misma Asamblea modifica su criterio.

El acuerdo se tomó por solicitud del entonces candidato presidencial Luis Guillermo Solís, luego de conocerse que Morales Zapata no informó, antes de ser elegido candidato a la curul, que tuvo una acusación penal en 1994, por manejo de recursos del Instituto de Fomento Cooperativo y, que para evitarla, debió conciliar con la Fiscalía.

Todos los opositores a Morales reconocen que se trastornó la armonía en que se venían discutiendo los diversos temas.

Incluso, hay acuerdo unánime en aprobar el Presupuesto Nacional solicitado por el Gobierno para el 2016, pese a criterios que hablan en contra de varios gastos.

Ya pagó. Los diputados que están de acuerdo en la presencia de Víctor Morales Zapata insisten en que ya su compañero descontó el castigo de un año de suspensión de la militancia partidaria, impuesto por el Tribunal de Ética del PAC, en agosto del 2014.

A diferencia de Redondo, la exjefa de fracción, Emilia Molina, opina que no hay ruptura de la armonía, pues dice que el único espacio en que no está incorporado Morales es en la reunión semanal de la fracción de Gobierno.

De hecho, en asuntos administrativos, Víctor Morales no solo recibe el pago de dietas religiosamente, sino que además es representante del PAC en las comisiones en las cuales participa.

Mientras los aliados de Morales consideran que la bancada ya puede acogerlo en su seno, los opositores dicen que es la Asamblea del PAC la que tiene que discutir el asunto, pero esta no se ha reunido para ello.

Ayer, nuevamente, hubo ruptura en la bancada, pues el legislador se apareció en la cita.