Por: Aarón Sequeira 30 mayo, 2016

El legislador del PAC Ottón Solís ha presionado porque el Directorio tome la decisión de cerrar la opción de movilidad laboral para los trabajadores legislativos que están a punto de jubilarse.

El programa de movilidad laboral en la Asamblea Legislativa ha servido para que varios servidores en edad de acogerse a la jubilación, se vayan a casa con más dinero del que recibirían de solo irse con la pensión y los beneficios asociados a esa decisión laboral.

Ottón Solís, diputado de Acción Ciudadana. | MELISSA FERNÁNDEZ.
Ottón Solís, diputado de Acción Ciudadana. | MELISSA FERNÁNDEZ.

Desde que se abrió esa puerta hace dos años, durante la presidencia legislativa de Henry Mora, del Partido Acción Ciudadana (PAC), la Administración del Congreso ha permitido la movilidad de esos empleados, a pesar de que el plan tenga la intención de ahorrarle dinero al Estado a través del cierre de plazas y el recorte de gastos salariales.

La petición de Solís es no autorizar la movilidad a los empleados que se puedan pensionar en menos de cinco años.

Solís considera que es inmoral aprovechar el pago de los derechos por movilidad, cuando el funcionario lo que quiere, en realidad, es pensionarse.

El presidente legislativo, el liberacionista Antonio Álvarez, está de acuerdo con esa posición, pero con menos rigor.

Explicó que el Directorio tomó el acuerdo de no permitir que los funcionarios que estén a menos de dos años de la pensión puedan ser movilizados.

Sin embargo, casos como el de Gloria Valerín y otros similares, no se echarán atrás.