Solís exige que ministro esclarezca responsabilidad o que renuncie al cargo

Por: Gerardo Ruiz R., Aarón Sequeira 18 abril

San José

El diputado del PAC Ottón Solís calificó como "corrupción pura" del Gobierno de Luis Guillermo Solís el plan del MOPT de premeditar una 'pifia' de 80 metros en la vía de 2,04 km que conecta la Ruta 32 con la Terminal de Contenedores de Moín (TCM), en Limón.

El error, que se dio en forma planeada en el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), a cargo del ministro Carlos Villalta, hizo que el costo de la vía de conexión se incrementara en $14 millones, pasando de $72 millones a $86 millones que deberán costear todos los contribuyentes.

La Nación publicó este lunes que en el 2016 el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) puso adrede coordenadas erróneas en la licitación para construir esa vía de acceso porque carecía del permiso ambiental para el área de conexión real con la TCM, lo que causó el caro desfase.

Corregir ahora este desfase de 80 metros entre el final de la carretera y el ingreso puntual al megapuerto costará $14 millones adicionales a los $72 millones de la obra de de 2,04 km.

Ottón Solís
Ottón Solís

Para el legislador, ese plan constituye un acto viciado "imperdonable", en cualquier gobierno, pero todavía más reprochable en uno del Partido Acción Ciudadana (PAC), divisa que él mismo fundó en diciembre del 2000 con la promesa de acabar con la corrupción en la administración del Estado.

"Es una chambonada de las que el presidente describió y sancionó como graves en gobiernos anteriores y yo estuve de acuerdo, plenamente, con el presidente. Ahora, creo que se aplica, como mínimo, esa palabra. Pero, de acuerdo con el artículo 3 de la Ley contra la corrupción y el enriquecimiento ilícito, es una falta al deber de probidad, o sea, corrupción pura", dijo Solís.

Apenas el 23 de marzo, cuando el ministro Villalta compareció ante la comisión legislativa de Control de Ingreso y Gasto Público, Solís le encaró al pedirle que señalara quién o quiénes eran los culpables de la "pifia" que causó un incremento sustancial en el costo de la conexión entre la carretera a Limón y la TCM.

"Ministro, ¿de quién es la culpa de que no se hiciera la ruta donde tenía que ser, o que la TCM no se hiciera donde tenía que ser? ¿O nadie es culpable? ¿A quién le tocaba coordinar que el diseño de la TCM fuera compatible con el diseño de la ruta?", reclamó el legislador en esa ocasión.

Ahora Solís repite el cuestionamiento y reafirma que alguien deberá pagar, tanto en lo pecuniario como en lo penal, por haber puesto coordenadas erróneas en la licitación, y sus baterías se enfilan de nuevo contra el ministro Villalta.

"Si no se identifica al jefe de departamento, al departamento o a la persona, entonces el culpable es el ministro. Hay que ver qué viene de atrás y qué es de ahora, esa es la única alternativa: o el ministro dice quién o quiénes cometieron el error, o es el ministro anterior, o el actual, o los dos son culpables. Por eso mi insistencia, porque las cosas cuestan y esta hay que pagarla. A mí me acongoja la frase del ministro, al decir que no es mucha plata", recalcó.

Empero, Villalta dijo desde que trascendió la 'pifia' que no abriría ningún procedimiento para sentar responsabilidades.

Pero, según el parlamentario, si Villalta no esclarece los hechos, debería abandonar el cargo.

"En un gobierno del PAC, ni en ningún gobierno, pero menos en un gobierno del PAC, debe haber espacio para (que un ministro pueda) seguir adelante. Es una pifia de $14 millones. Es algo tangible. Yo creo que (Villalta) no tiene la autoridad moral para seguir en el cargo vigilando contratos, vigilando ingenieros, vigilando funcionarios. O dice el nombre de la persona responsable, o debe irse, como sanción política inicial, y después las denuncias del caso", exigió Ottón Solís.

Tras la publicación de este diario, la mayoría de los jefes de fracción del Parlamento pidieron la renuncia de Villalta.

Además, solicitaron al Ministerio Público abrir una investigación sobre los errores al enlazar la TCM y la Ruta 32.