Por: Álvaro Murillo 30 septiembre, 2014

El expresidente de la República Óscar Arias se permitió por primera vez opinar sobre el gobierno de Luis Guillermo Solís, cuya propuesta fiscal del momento considera inviable y peligrosa.

El plan de conseguir más dinero mediante una transformación al impuesto de ventas por valor agregado (IVA) por ahora y después al de renta, podría provocar que el sistema tributario costarricense sea aún más regresivo, es decir, más injusto para quienes tienen menos dinero, señaló el exmandatario.

En un artículo de opinión publicado este martes en La Nación, Arias se pregunta: “. ¿Querrán los señores diputados aprobar hoy nuevos impuestos indirectos y dejar para el futuro la aprobación de nuevos impuestos directos que hagan más progresivo, como es necesario, nuestro sistema tributario? ¿Qué sucede, si, eventualmente, en el 2015 no se acepta la modificación del impuesto sobre la renta?”.

Arias ve necesario disminuir un 5% el déficit fiscal. Tres puntos se enfrentarían mediante reformas fiscales progresivas (que cobran más dinero a quienes más tienen) y dos puntos mediante el recorte de las partidas presupuestarias.

Para ello, advirtió, es necesario poner de acuerdo a partidos políticos y sectores productivos y sociales, hasta lograr un pacto “salomónico” que permita enfrentar el déficit, uno de los problemas más graves que tiene el país, como dijo Luis Guillermo Solís en su discurso del 8 de mayo.

La opinión del expresidente, que en su cuatrienio 2006-2010 se abstuvo de promover reformas fiscales en la Asamblea Legislativa, sobreviene en días de una intensa polémica política y económica en torno al Presupuesto Nacional para el 2015, en discusión legislativa.