Por: Óscar Rodríguez 16 febrero, 2016
Óscar Arias llegó acompañado su esposa Suzanne Fischel.
Óscar Arias llegó acompañado su esposa Suzanne Fischel.

El expresidente Óscar Arias aseguró esta tarde que al Partido Liberación Nacional (PLN) no le fue tan bien en las recientes elecciones municipales, pese a que el también exmandatario y actual jerarca de la agrupación, José María Figueres, calificó el resultado de satisfactorio.

"Pienso que (a Liberación) no le fue tan bien como se ha dicho. El caudal electoral del 7 de febrero fue menor a elecciones anteriores", enfatizó Arias en declaraciones a La Nación.

En cuanto a las alcaldías ganadas por el PLN, el exmandatario aseguró que los votantes reeligieron a los alcaldes que habían hecho una buena labor en el cantón.

"La gente se fija cada vez más en la persona y menos en los partidos. Esa es la impresión que tengo", enfatizó Arias durante una actividad de la Academia de Centroamérica, sobre los desafíos de la política macroeconómica frente al entorno global.

El PLN ganó las elecciones en 50 municipios del país el 7 de febrero, lo que le implicó una pérdida de nueve municipios en comparación con los 59 que tiene actualmente.

Tras los comicios municipales, Figueres celebró los resultados con el argumento de que esperaba que el PLN ganara el 60% de las alcaldías, aunque actualmente tiene casi el 75%.

Con tono felicitación y de optimismo, ese día el presidente partidario evitó analizar la pérdida de alcaldías. Alegó que el resultado es un triunfo comparado con lo ocurrido en la segunda vuelta de las elecciones nacionales del 2014, cuando Johnny Araya perdió frente al actual presidente, Luis Guillermo Solís, con solo un 22,1% de los votos.

“El PLN venía de su peor derrota histórica, cuando los enemigos no daban un cinco por nosotros y pensaban que era un partido acabado. Hoy somos gobierno en un 60% de las alcaldías de este país”, reaccionó.

En cantidad de votos para alcaldes, este 7 de febrero Liberación sufrió una caída de más de diez puntos porcentuales en comparación con las elecciones municipales del 2010 (bajó de un 44% a un 32%).