Incremento, sin considerar pago de deuda, es de casi un 5% respecto al 2015

Por: Aarón Sequeira 3 septiembre, 2015
Abelino Esquivel (izq.), de Renovación, y Jorge Rodríguez (3.º), del PUSC, están en la subcomisión que estudia el Presupuesto, con apoyo de Marco Redondo (2.º) y Víctor Morales Zapata, del PAC. | ASAMBLEA LEGISLATIVA.
Abelino Esquivel (izq.), de Renovación, y Jorge Rodríguez (3.º), del PUSC, están en la subcomisión que estudia el Presupuesto, con apoyo de Marco Redondo (2.º) y Víctor Morales Zapata, del PAC. | ASAMBLEA LEGISLATIVA.

Los diputados del bloque opositor vinculados al estudio del Proyecto de Ley de Presupuesto Ordinario para el 2016 refutan, una y otra vez, el discurso gubernamental del “bajo aumento” en el plan de gastos presentado este martes al Congreso.

Rosibel Ramos, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC); Otto Guevara, del Movimiento Libertario; Antonio Álvarez Desanti, del Partido Liberación Nacional (PLN), y Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana (ADC), criticaron al Ejecutivo por montarse sobre la base de un presupuesto tan abultado como el vigente.

En noviembre del 2014 quedó aprobada una autorización de gastos por ¢7,9 billones para este año, con un crecimiento real del 12% con respecto al del año 2013 (19%, si se toma en cuenta, además, la amortización de deuda solicitada).

Para este año, el Gobierno les solicita a los diputados que le autoricen gastos por ¢8 billones para el 2016, lo cual significa un incremento de un 4,7% en relación con el plan vigente, pero, sin tomar en consideración los fondos estipulados para el pago de deuda.

“Yo siento que el Gobierno hace como el comerciante que duplica el precio de sus productos y luego, con bombos y platillos, anuncia una reducción del 50% en los precios. Venimos de un presupuesto ilegal que se incrementó casi un 13% y ahora tenemos uno que crece más de un 4%”, expresó el libertario Guevara.

Rosibel Ramos, quien preside la Comisión de Asuntos Hacendarios (pero quedó fuera de la subcomisión que verá el proyecto), coincidió con Guevara.

“El plan de presupuesto que nos enviaron el año pasado fue tan irresponsable y desproporcionado que levantarnos de ese horror nos va a costar mucho”, dijo la congresista.

Redondo aseguró que la propuesta del Gobierno es inadecuada pues “no se manda ninguna señal para resolver los problemas de índole estructural”.

El legislador dice que un presupuesto nacional que tiene un déficit del 6,9% es inadecuado y la señal que se envía, con el peso “excesivo” del sector público en el plan de ley, es que el resto del país “se lo tiene que aguantar”.

Toque inicial. El toque inicial del juego legislativo sobre el plan de gastos se dio este miércoles en la Comisión de Hacendarios, donde el ministro interino de Hacienda, José Francisco Pacheco, presentó sus líneas generales.

En esa sesión, Jorge Rodríguez, del PUSC, hizo alianza con Abelino Esquivel, de Renovación Costarricense; José Ramírez y Gerardo Vargas, del Frente Amplio, y Marco Redondo y Víctor Hugo Morales, del Partido Acción Ciudadana (PAC), para dejarse el control de la subcomisión que estudiará durante un mes el Presupuesto Nacional.

Ese grupo tuvo los votos suficientes para impedir que Ramos, presidenta de Hacendarios, fuera coordinadora de ese foro. Esa diputada fue una de las impulsoras de los recortes el año pasado.

Para Esquivel, quien ha sido cercano al Gobierno, el proyecto de gastos “viene bastante ajustado, hay que hacerle algunos pellizquitos, pero jamás se le recortan los programas sociales”.

José Ramírez, del FA, apuntó que podría haber reducciones en el Poder Judicial y la Contraloría, antes que en el Ejecutivo.