Por: Esteban Mata Blanco 13 noviembre, 2014

Los funcionarios de seguridad de la Asamblea Legislativa hicieron circular una nota ayer en la que exigen respeto de parte de los diputados en el trato que tienen hacia ellos.

El reclamo surge una semana después de que el congresista y líder sindical Jorge Arguedas protagonizara un altercado con dos oficiales de seguridad de la Asamblea Legislativa.

Arguedas, reconocido como un líder sindical en el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), habría empujado y lanzado improperios contra los funcionarios cuando ellos garantizaban la seguridad durante la visita de la vicepresidenta del Congreso de Marruecos, Kenza El Gali.

Se intentó conocer el criterio del diputado; sin embargo, no respondió las llamadas.

El diputado Jorge Arguedas, del Frente Amplio. | GABRIELA TÉLLEZ
El diputado Jorge Arguedas, del Frente Amplio. | GABRIELA TÉLLEZ

En el informe oficial los agentes señalaron que el diputado Arguedas trató de “ hijueputa maricón ”, y “apantallador” a los oficiales, cuando ellos le pidieron abrir espacio para que pasara la invitada en su recorrido por la Asamblea.

Además, empujó a los oficiales con tono amenazante, según detalla el informe presentado a la jefatura de seguridad de la Asamblea Legislativa.

El altercado no pasó a más pues el diputado Arguedas fue llevado a uno de los salones del Congreso para que se calmara y no se fuera a los golpes.

Filas cerradas. En la nota, firmada ayer por los 55 funcionarios de guardia, los agentes reclaman respeto y no agresiones de parte de los miembros del Poder Legislativo.

“Somos humanos, como funcionarios podemos cometer errores en nuestra función, pero para corregirlos existen los canales administrativos y judiciales apropiados; no es con violencia, no es con agresión, merecemos respeto”, señala el documento.

El comunicado aparece firmado en primera línea por la jefa del Departamento de Seguridad, Magaly Camacho, y apunta que “nadie, por más alto cargo que ocupe, tiene derecho a insultar a una persona”.