Se trató de un grupo que destacaba por sus cuellos clericales y crucifijos colgando al pecho.

Por: Daniela Cerdas E. 9 mayo, 2014
Obispos de las Iglesias Luteranas de Centroamérica. | DANIELA CERDAS.
Obispos de las Iglesias Luteranas de Centroamérica. | DANIELA CERDAS.

El obispo luterano Melvin Jiménez, quien ayer asumió como ministro de la Presidencia, contó con mucho apoyo en las graderías del Estadio Nacional.

Se trató de un grupo que destacaba por sus cuellos clericales y crucifijos colgando al pecho.

Siete obispos representantes de la organización Iglesias Luteranas de Centroamérica llegaron para apoyar a su colega Jiménez durante el traspaso de poderes.

Aparte de dos costarricenses, vinieron clérigos de El Salvador, Honduras y Nicaragua.

“El pueblo costarricense verá la diferencia de tener en el gabinete un ministro cristiano. Alguien que es consecuente con lo que dice el evangelio”, expresó el salvadoreño Medardo López.

Por su parte, Victoria Cortés, obispa de Nicaragua, dijo que sentían un gran orgullo de que uno de los suyos sea parte del gabinete. “Estamos felices de que Dios esté de una manera tan fuerte en este gobierno con la presencia de Melvin. Esperamos que los valores de la Iglesia luterana sean promovidos por él”, expresó la delegada nicaragüense.

Los obispos visitantes arribaron al país el miércoles y se marcharse entre hoy y mañana.