PAC, Frente Amplio y PUSC se comprometieron con Renovación Costarricense a no obstruir trámite de proyectos

Por: Gerardo Ruiz R. 5 mayo, 2014
Abelino Esquivel (centro), dijo que el PAC adquirió el compromiso de obstruir el trámite de los planes para declarar al Estado laico y para reconocer otros cultos religiosos. Lo acompañan el presidente electo, Luis Guillermo Solís y el presidente de Renovación, Justo Orozco.
Abelino Esquivel (centro), dijo que el PAC adquirió el compromiso de obstruir el trámite de los planes para declarar al Estado laico y para reconocer otros cultos religiosos. Lo acompañan el presidente electo, Luis Guillermo Solís y el presidente de Renovación, Justo Orozco.

San José

El pacto entre el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el partido cristiano Renovación Costarricense (RC) nació muerto, el 1.° de mayo pasado, en vísperas de la elección del Directorio Legislativo.

No obstante, ambas fracciones afirman que se dan el beneficio de la duda y que dejaron la puerta para nuevas negociaciones.

Las autoridades de esos partidos dicen que del fallido acuerdo sobrevivió la intención de impulsar de nuevo la reforma al artículo 75 de la Constitución Política.

El objetivo es declarar el Estado laico, es decir, que no tenga religión oficial, sitial que hoy ocupa la Iglesia católica, que recibe recursos públicos para su mantenimiento. Esa iniciativa sucumbió en el periodo 2006-2010 por falta de respaldo político. Los diputados del periodo 2010-2014 ni siquiera abordaron el tema.

Abelino Esquivel, jefe de fracción de RC, indicó que también quedó en pie el acuerdo de impulsar un plan para garantizar y definir la libertad de culto en el país.

Henry Mora, del PAC, quien fue elegido presidente del Congreso el 1.° de mayo, indicó que su bancada se comprometió a no obstruir el avance de ninguna de esas dos propuestas durante el periodo 2014-2018.

Según el nuevo presidente legislativo, el compromiso alcanza también al Frente Amplio y a la Unidad Social Cristiana (PUSC), grupos con los que el PAC sí logró amarrar acuerdos para llegar al Directorio.

Año clave. Con esa venia, agregó Abelino Esquivel, su partido se dedicará durante lo que resta del 2014 a trabajar en la “carpintería” de ambos proyectos y, en paralelo, a negociar los votos necesarios para que las intenciones lleguen a buen puerto.

“Esos temas son clave porque beneficiarán a la mayoría de la gente que votó por RC. La Constitución fue redactada cuando en Costa Rica el 1% de la población era evangélico. Hoy ese grupo representa a un 20% de la población. Las circunstancias han cambiado”, dijo.

Los planes de reforma a la Constitución Política, como el que se plantea para declarar la laicidad del Estado, deben estar firmados por no menos de diez diputados y su trámite obliga a aprobarlos en tres debates con no menos de 38 votos.

“Queremos un Estado laico, pero no deseamos sacar a Dios de la Constitución. Por eso es que vamos a planear muy bien los contenidos del proyecto”, adelantó Esquivel.

En cuanto al plan sobre libertad de culto, el diputado indicó que el interés de su fracción es que se reconozca la labor social que desarrollan las congregaciones evangélicas a través de fundaciones en ámbitos como el educativo, el combate a la pobreza y el apoyo familiar.

Juan Luis Jiménez, jefe de fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), dijo que su bancada estaría anuente a analizar ambas iniciativas de ley.

El jefe de los 18 diputados liberacionistas sostuvo que el apoyo de la iglesia católica a la laicidad estatal facilitaría el eventual apoyo a esa propuesta.