Archivó proceso en contra del jefe de Recursos Humanos, Hugo Cascante

Por: Esteban Mata Blanco 21 mayo, 2015

Las nuevas autoridades de la Asamblea Legislativa archivaron la investigación que el anterior Directorio había iniciado contra el jefe de Recursos Humanos, Hugo Cascante.

El director de Recursos Humanos del Congreso, Hugo Cascante, se había opuesto a tres nombramientos del Directorio. | GRACIELA SOLÍS
El director de Recursos Humanos del Congreso, Hugo Cascante, se había opuesto a tres nombramientos del Directorio. | GRACIELA SOLÍS

El caso contra Cascante abarcaba tres procesos disciplinarios, abiertos luego de que el funcionario se negara a aprobar nombramientos realizados por los anteriores jerarcas del Congreso: el diputado oficialista Henry Mora (Partido Acción Ciudadana, PAC), y los dos secretarios, Luis Vásquez y Jorge Rodríguez, ambos de la Unidad Social Cristiana (PUSC).

Las designaciones fueron el ascenso de Juan Carlos Chavarría, exsecretario del Tribunal Electoral Interno del PUSC, a director del Departamento de Participación Ciudadana, así como las reasignaciones de plaza de Damaris Ulloa Montoya y de Bertha González Espinoza.

En contra. Cascante se opuso a esas decisiones al señalar que carecían de criterios técnicos que las justificaran, lo que provocó la molestia del entonces Directorio y la apertura de la pesquisa en su contra.

Sin embargo, desde que el 1.° de mayo hubo relevo en el Directorio, el panorama cambió, ya que la nueva jerarquía legislativa asumió la revisión de los criterios emanados por los órganos investigadores.

El actual presidente del Congreso, Rafael Ortiz (PUSC), apoyado desde las secretarías por los liberacionistas Juan Marín y Karla Prendas, terminó por apartarse de la posición que se inclinaba por indagar el actuar de Cascante y terminó por recomendar el archivo del caso.

“Dado que no es posible, en este momento, determinar si los hechos aquí descritos son o no ilícitos, hasta tanto no haya una manifestación jurídica de alguna instancia judicial, y por tanto no hay un cuadro fáctico que permita establecer una desobediencia por parte del señor Cascante”, fue parte de la argumentación esgrimida por los miembros del Directorio al acordar su decisión.

Para Cascante, se trata de “una gran victoria para la posición, no mía, sino del Departamento de Recursos Humanos”.

“Siempre he defendido la legalidad de nuestras actuaciones. Viene a darnos un respiro y quitar presión”, aseveró Cascante.