Por: Esteban Oviedo 17 diciembre, 2015
Rosario Murillo, encargada de Comunicación del gobierno de su esposo, Daniel Ortega, fue la encargada de enviar el comunicado oficial de Nicaragua ante la sentencia de la Corte Internacional de Justicia. | AP
Rosario Murillo, encargada de Comunicación del gobierno de su esposo, Daniel Ortega, fue la encargada de enviar el comunicado oficial de Nicaragua ante la sentencia de la Corte Internacional de Justicia. | AP

El Gobierno de Nicaragua aseguró que acatará la sentencia de la Corte Internacional de Justicia que le reconoció a Costa Rica la soberanía de los 3 km² de Portillos, en isla Calero.

La encargada de decirlo fue Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía y esposa del presidente, Daniel Ortega.

“El Gobierno de Nicaragua reconoce y acata la decisión del alto tribunal internacional y comenta que encuentra en este fallo el sentido de equilibrio y balance que siempre ha caracterizado las decisiones de la Corte”, declaró Murillo.

Acto seguido, la primera dama resaltó los aspectos que considera positivos para su país, pese a que la Corte señaló que Nicaragua violó la soberanía de Costa Rica y que Managua no pudo probar que la construcción de la trocha 1856 contaminó el río San Juan.

Rosario Murillo resaltó que La Haya reconoció el derecho de Nicaragua a dragar el cauce; que Costa Rica incumplió el requisito de elaborar un estudio de impacto ambiental antes de construir la trocha; que se reconoce el derecho de Managua para reglamentar y regular la navegación en el río San Juan, y que se reafirmó la soberanía de su país sobre la laguna de Harbour Head (Los Portillos), la desembocadura del río San Juan y la barra de arena (frente a la laguna).

El gobierno de Ortega consideró la sentencia como un punto final al conflicto, a partir del cual ambos países deben “establecer los mecanismos de diálogo y convivencia que nos permitan asegurar el respeto, la tranquilidad y la paz en la relación”. Añadió que su país está comprometido a participar en la solución pacífica de cualquier controversia.

No obstante, el fallo generó críticas internas en Nicaragua.

“Yo no vi nada salomónico en el fallo, vi un fallo inclinado a las posiciones de Costa Rica, particularmente en el caso de la soberanía sobre Calero” , dijo el diputado ante el Parlamento Centroamericano , Mauricio Díaz.

Insistió en una “derrota”, al lamentar que no se demostrara la contaminación del San Juan. En tanto, el Partido Liberal Independiente (PLI) declaró que Nicaragua tiene “por primera vez en La Haya un resultado negativo para la nación”. Eduardo Montealegre, también excanciller y actual diputado, criticó que Ortega no tomara en cuenta consejos de excancilleres y especialistas.