Por: Álvaro Murillo 7 julio, 2015

Cuarenta días después de estar encarcelado en condiciones cuestionables en la prisión El Chipote, en Managua, el costarriense Daniel Gil Trejos pasará al régimen de “casa por cárcel”, pero sin dejar la capital nicaragüense.

Aunque las autoridades de Nicaragua no han explicado por qué el plazo y las condiciones de encarceamiento de Gil Trejos, hoy notificaron a la Cancillería tica sobre el cambio en el régimen de prisión de Gil, esposo de la ex viceministra de Seguridad, Marcela Chacón.

La notificación llegó a San José de parte de la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua, en atención a la solicitud de cambio de medias cautelares. La embajada tica en Managua ya busca opciones de casa para Gil, donde él estará custodiado por policías las 24 horas, según el canciller de Costa Rica, Manuel González.

Trejos, capurado el 26 de mayo tras una alerta de Interpol por un posible fraude comercial en México, dejara el calabozo oscuro y mal ventilado donde estuvo desde su detención, con poca comida y sin medicinas contra la presión alta, salvo por la asistencia que pudo recibir desde la semana antepasada.

Gil también tiene ahora acceso a abogado propio, una de las demandas de su familia y de la Defensoría de los Habitantes de Costa Rica, que acudieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para pedirle ordene medidas cautelares.

La CIDH no se ha pronunciado aún. Cuestionó a Nicaragua por el tratamiento a Gil pero las autoridades no respondieron, como tampoco lo han hecho ante reclamos directos de la Cancillería de Costa Rica.