Migración coordinó con ACNUR, Cruz Roja, Ministerio de Salud y la CCSS para instalar campamentos en los dos puestos fronterizos

Por: Diego Castillo 14 noviembre, 2015

334 cubanos que se encontraban estancados en las oficinas de la Dirección General de Migración y Extranjería fueron trasladados a la frontera norte, luego de que el gobierno de Nicaragua aceptara recibirlos. Pero este viernes, las autoridades nicaragüenses dijeron: ya no vamos a recibir más.

De este grupo, 100 personas se encuentran estancados en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, informó la oficina de prensa de Migración.

"Nos dijeron que no nos van a aceptar. Aquí estamos en la frontera durmiendo en el piso, tirados, con niños. No es como a allá (en las oficinas de Migración en San José), aquí estamos solos, desamparados. Todos tenemos miedo", dijo uno de los migrantes identificado con el nombre de Javier en una llamada telefónica a la 1:30 a. m. de este sábado.

Este centenar de personas recibieron autorización este viernes por las autoridades costarricenses para dirigirse hacia Nicaragua, pero al llegar encontraron la frontera cerrada.

Según Migración, se coordinó con el Alto Comisionado de las Naciones Unidad para los Refugiados (ACNUR), la Cruz Roja, el Ministerio de Salud y la Caja Costarricense del Seguro Social para brindar asistencia humanitaria.

"Se instalaron campamentos adecuados en ambas fronteras (Peñas Blancas y Paso Canoas) donde estas personas puedan cubrir sus necesidades", indicó prensa de Migración.

Solución. El canciller de la República, Manuel González, se reunió con autoridades nicaragüenses para que lograr un acuerdo para la salida de los 100 cubanos.

A las 4:30 p. m. se ofrecerá una conferencia de prensa para anunciar el acuerdo y las acciones a tomar con este centenar de migrantes que desean llegar a Nicaragua para seguir su camino a Estados Unidos.

En la frontera con Panamá, 1.500 cubanos estuvieron varados desde hace días porque Migración dicidió no recibir más migrantes de esta nacionalidad y que fueran devueltos a Panamá, pero las autoridades panameñas los rechazaron. Este sábado, la Dirección General de Migración otorgó a este grupo de caribeños visas humanitarias en Paso Canoas e ingresaron al país.

Cientos de cubanos migrantes han gastado miles de dólares y sorteado muchos peligros en un viaje que inició en Cuba, luego por Ecuador, Colombia, Panamá y ahora Costa Rica.