Parlamento costarricense aún no tramita proyecto de ley similar pese a compromiso de legisladores

Por: Gerardo Ruiz R. 16 junio

La celeridad con la que el Parlamento nicaragüense tramita el proyecto para crear un día de la amistad con Costa Rica contrasta con el desdén con el que el Congreso tico ha tratado la iniciativa.

Tal propuesta para declarar el 30 de julio como "Día de la Amistad entre la República de Nicaragua y la República de Costa Rica" nació durante una gira que hicieron 16 legisladores costarricenses al vecino país del norte, entre el 18 y el 20 de noviembre del 2016.

Sin embargo, pese al ímpetu con el que ocurrió el contacto interpalamentario, en Costa Rica la iniciativa ni siquiera se ha materializado en un proyecto de ley, pese a que las delegaciones diputadiles de ambos países acordaron un compromiso para hacer realidad la conmemoración, según consta en una declaración conjunta emitida durante la gira.

La inexistencia de un proyecto de ley en ese sentido la corroboró este medio con el despacho del diputado libertario José Alberto Alfaro, quien organizó el encuentro interparlamentario de noviembre, y con una revisión de la base de datos de proyectos de ley en trámite actualmente.

Los congresistas nicaragüenses, entonces, les llevan ventaja a sus pares costarricenses en el cumplimiento del acuerdo, pues ya tienen el proyecto de ley en el plenario a la espera de su votación.

La propuesta, que presentó el Grupo Parlamentario de Amistad Nicaragua-Costa Rica, compuesto por cinco diputados sandinistas, recibió el voto positivo unánime de los miembros de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional de Nicaragua el 31 de enero de este año.

En ese foro legislativo el proyecto se tramitó en tan solo dos meses. Fue puesto a despacho el 28 de noviembre del año pasado, una semana después de que los legisladores nacionales dejaran tierra pinolera. Ya en el plenario, el proyecto ha formado parte de las convocatorias base de proyectos de ley en dos ocasiones durante la actual legislatura: en febrero y en abril.

Incluso, el gobierno del presidente Daniel Ortega le dio un espaldarazo a las intenciones de los diputados de deshelar las relaciones con Costa Rica. Según consta en el dictamen del proyecto, la Cancillería comunicó a los parlamentarios su satisfacción con la propuesta.

Los diputados costarricenses (izq.) que visitaron a sus homólogos nicaragüenses en noviembre todavía no concretan un compromiso conjunto para declarar el 30 de julio como el 'Día de la Amistad entre Nicaragua y Costa Rica'.
Los diputados costarricenses (izq.) que visitaron a sus homólogos nicaragüenses en noviembre todavía no concretan un compromiso conjunto para declarar el 30 de julio como el 'Día de la Amistad entre Nicaragua y Costa Rica'.

Las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores "manifestaron su apoyo y satisfacción por la iniciativa de ley denominada: Ley que Declara el 30 de julio de cada año 'Día de la Amistad entre la República de Nicaragua y la República de Costa Rica', considerando que es un acontecimiento que no merece ningún tipo de objeción u oposición", se lee en el documento del dictamen que generó la comisión legislativa.

Aquí el gobierno de Ortega también pisa el terreno de la contradicción. Al tiempo que pretende enviar señales de acercamiento con Costa Rica, el presidente nicaragüense no ha refrenado acciones y discursos que irritan a San José.

Entre ellas, el acoso de embarcaciones artilladas de su ejército contra lanchas pesqueras en aguas costarricenses, la nueva violación limítrofe en isla Portillos, o el reclamo por la "copropiedad" de isla Bolaños y de Guanacaste como territorio de su país.

Los hechos, entonces, parecen confirmar que un eventual acercamiento diplomático y político entre ambas naciones está lejos de concretarse, a pesar de los movimientos conjuntos entre ambos parlamentos para alcanzar el perdón mutuo.

Eso parecen pasarlo por alto los diputados de Nicaragua, quienes concluyeron que otra de las razones para apoyar por unanimidad el proyecto es que los gobiernos de Nicaragua y el de Costa Rica, "tienen el ánimo de fortalecer sus lazos de amistad entre ambos Estados y se encuentran deseosos de fomentar la unión y amistad entre ambas naciones".

Sobre este particular, el Ministerio de Relaciones Exteriores reaccionó con cautela y no quiso hacer comentarios sobre el avance de la iniciativa en Nicaragua.

Además, notificó a este diario de que el canciller, Manuel González Sanz, no ha recibido ninguna solicitud de criterio departe del Poder Legislativo sobre la propuesta para crear un día que celebre la amistad entre Costa Rica y Nicaragua.

Esa prudencia al evaluar acciones para acercarse a Nicaragua empata con la que ha mostrado el presidente Luis Guillermo Solís desde que asumió el poder en el 2014.

Su gobierno mantiene vivas en La Haya dos demandas contra Nicaragua, una por la presunta violación de los límites marítimos con Costa Rica y otra, presentada en enero del 2017, por la instalación de un campamento del Ejército Sandinista en la playa de isla Calero.

Sobre este último caso, la Corte de La Haya decidió el 3 de febrero darle curso a este litigio. Una delegación costarricense presentó a los jueces su Memoria (documento en el que amplió su denuncia) el 2 de marzo, mientras que Nicaragua presentó su Contramemoria el 18 de abril.

Entre sus alegatos, el Gobierno denunció que Nicaragua movió un campamento militar de la barra de arena frente a laguna Los Portillos, hacia un sector de la playa de isla Portillos, que fue declarado por La Haya como territorio costarricense en diciembre del 2015.