Por: Natasha Cambronero 30 septiembre, 2015
Un estudio de la firma Deloitte detectó que 52 de los 105 funcionarios administrativos de Montes de Oca tiene tiempo ocioso. | MAYELA LÓPEZ
Un estudio de la firma Deloitte detectó que 52 de los 105 funcionarios administrativos de Montes de Oca tiene tiempo ocioso. | MAYELA LÓPEZ

La Municipalidad de Montes de Oca despedirá a 12 funcionarios por exceso de personal. La medida será aplicada durante los primeros siete meses del próximo año.

Así lo acordó el Concejo Municipal, luego de que un estudio de la consultora Deloitte revelara que la mitad del personal administrativo del ayuntamiento no trabaja las ocho horas diarias que se le paga.

El 1.° de enero del 2016, se suprimirán las primeras diez plazas, de las cuales nueve corresponden a profesionales.

Entre los puestos por cesar, hay dos ingenieros en informática, un antropólogo, una trabajadora social, un profesional en recursos humanos, una abogada, un arquitecto -que funge como técnico en catastro- y una secretaria.

Los otros dos puestos son de conserjes y se cerrarán el 1.° de julio, pues los servicios de limpieza serán contratados a una empresa externa, para reducir gastos.

Según el alcalde de Montes de Oca, Fernando Trejos, el Concejo aprobó el recorte de plazas cuando se discutió el presupuesto del próximo año, el cual ahora requiere el aval de la Contraloría General de la República, para quedar en firme.

Trejos estima que la eliminación de puestos generará un ahorro anual superior a los ¢222 millones, ya que cada uno de los funcionarios devenga, en promedio, unos ¢1,8 millones mensuales.

En el 2016, sin embargo, el ahorro solo sería de ¢23 millones, debido a que la Municipalidad deberá desembolsar ¢199 millones en la liquidación de ese personal.

"El estudio de cargas (de Deloitte) lo que evidenció es que sí, que había mucha gente y que mucha de esa gente tenía una carga de trabajo muy por debajo de lo que se le estaba pagando, focalizada mayoritariamente en los profesionales que irónicamente son los que más ganan. Entre las plazas que se están suprimiento no va ni una sola plaza de un recolector de basura, de ninguno de los muchachos que limpian los cordones de caño, que hacen aceras, ni un solo funcionario operativo", expresó Trejos.

Agregó que la medida ayudará a revertir la tendencia actual, de que los sueldos y los pluses salariales consumen, cada vez más, un porcentaje mayor del presupuesto.

Por ejemplo, en el 2015, el municipio gastó el 52% de sus recursos –cerca de ¢3.000 millones– en el pago de la planilla, incentivos y dietas. El próximo año, con el ajuste en el número de empleados, esos gastos absorberán el 49% del presupuesto.

El informe de Deloitte había concluido que 52 de los 105 empleados administrativos disponen de tiempo laboral ocioso porque tienen reducidas cargas de trabajo.

En criterio de esa asesoría, en el ayuntamiento hay departamentos con personal de más, así como oficinas unipersonales que podrían desaparecer o unificarse.