Por: Manuel Herrera, Álvaro Murillo 23 septiembre, 2015

El Ministerio de Seguridad deberá remitir, en el transcurso de la mañana de este miércoles, un informe al presidente Luis Guillermo Solís sobre el aterrizaje de cinco helicópteros no artillados del Ejército de Estados Unidos, ocurrido el domingo sin permisos del Congreso.

Solís explicó, la tarde de este martes, que solicitó una investigación para tener claro si el arribo de las aeronaves requería el aval de los diputados y alegó que parece haber información contradictoria sobre el asunto.

Aunque en el 2013 la Sala IV condenó al Estado por permitir que helicópteros Black Hawk sobrevolaran el país sin autorización legislativa, Solís pidió al Ministerio aclarar si existe un convenio que acarrea obligaciones en caso de emergencia.

“Estoy buscando con mucha precisión qué ocurrió, quién tomó las decisiones y cuáles son los alcances de eso en términos de los permisos”, dijo el mandatario.

El domingo, las naves aterrizaron en Liberia para cargar combustible. Se dirigían a un operativo aeromédico en Panamá.

El sí. Aviación Civil autorizó el ingreso solicitado por el Departamento de Defensa de EE. UU. el 11 de setiembre, según el Tratado Marítimo Bilateral con ese país.

El canciller Manuel González justificó la decisión: “No sé por qué llama tanto la atención. Estados Unidos lo comunica a la Cancillería y la Cancillería a Aviación Civil, pero pueden ser esos helicópteros de Estados Unidos o el avión privado de un jefe de Estado. No son helicópteros artillados de guerra ni tienen morteros ni cosas parecidas. Es algo normal, sobre lo que están queriendo hacer un poco de bulla”, alegó.