Por: Esteban Oviedo 17 julio, 2015

Un grupo de 30 militantes del Partido Acción Ciudadana (PAC) criticó el pacto político que la cúpula de la agrupación de Gobierno firmó con el Frente Amplio (FA) y con la alianza sindical Patria Justa.

El acuerdo no recoge los ideales del PAC, en criterio de simpatizantes como la diputada Epsy Campbell y los exlegisladores Manrique Oviedo, Sadie Bravo y José Rosales. “Contrariamente, nos aleja de una perspectiva de centro hacia una única visión de un pequeño sector del gremio sindical; obstruyendo así las rutas para llegar a acuerdos con otros gremios como los productores rurales, el empresarial y otros actores sindicales”, dice su manifiesto.

En el convenio con el FA y Patria Justa, firmado el viernes 26 de junio, el partido de Gobierno se comprometió a impulsar ocho proyectos de ley y a rechazar cuatro. Por el PAC firmó la presidenta, Margarita Bolaños.

Las tres partes le declararon la guerra cualquier reforma que equipare los salarios de los empleados públicos, si ello conlleva una rebaja en las remuneraciones. A la vez, se oponen a subir la participación de la empresa privada en producción eléctrica.

Por otra parte, apoyan que el Gobierno pueda ejecutar embargos de bienes y cuentas bancarias sin necesidad de orden judicial.

Los 30 militantes exigen que este tipo de acuerdos no se repitan y que se sienten responsabilidades. Alegan que la ciudadanía tendrá razón en cobrarle apoyo al Partido, si este no actúa en consecuencia con sus principios.