Por: Aarón Sequeira 9 junio, 2015
Gerardo Vargas, jefe de fracción del Frente Amplio. | JORGE ARCE.
Gerardo Vargas, jefe de fracción del Frente Amplio. | JORGE ARCE.

La mayoría de las nueve fracciones parlamentarias está de acuerdo en modificar el Reglamento legislativo para ahorrar tiempo en el uso de la palabra y en los días para la discusión de mociones de fondo.

Los partidos Liberación Nacional (PLN), Unidad Social Cristiana (PUSC), Movimiento Libertario, Renovación Costarricense, Restauración Nacional, Alianza Demócrata Cristiana (ADC) y Accesibilidad Sin Exclusión (PASE) han encontrado una inusual alianza con el oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC) para aligerar los tiempos del debate.

Empero, se han topado en el camino con la oposición del Frente Amplio (FA), partido que cree que reducir las etapas del trámite de los proyectos de ley es una violación al derecho de enmienda de los diputados.

En sesiones diferentes del plenario, el Directorio liderado por la alianza de seis fracciones de la oposición, ha buscado el consenso para discutir esas reformas reglamentarias, sin que hayan obtenido la bendición de los nueve frenteamplistas.

La reforma al Reglamento plantea la reducción del trámite de mociones de fondo de cuatro a solo dos días, la disminución del tiempo para hablar en el plenario de una hora a 30 minutos en asuntos como los nombramientos y otros no regulados, y el registro electrónico de las votaciones de los congresistas.

Mario Redondo, jefe de la ADC, es uno de los impulsores de los cambios a la normativa, que no se ajusta de forma integral desde hace varios años.

Según el jefe del Frente Amplio, Gerardo Vargas, el bloque quiere pasarles la “aplanadora”. Actualmente, el FA aprovecha la hora que cada legislador tiene para hablar sobre reformas constitucionales y el nombramiento de un magistrado de la Sala Primera de la Corte.