Por: Aarón Sequeira 24 abril

¿Los cambios allanan el camino al proyecto?

Lo que se plasmó fue fruto de aportes muy importantes de diputados de casi todas las fracciones y han fortalecido el proyecto. Gracias a ese esfuerzo de asesores y diputadas, es una iniciativa aun más solida.

¿Necesitaban prohibir expresamente las escuchas?

Ya eso estaba expresamente prohibido en la versión anterior, pero se mejora la redacción para que quede más claro, en lenguaje menos técnico, y dar tranquilidad. El trabajo de la inteligencia nunca es espiar ciudadanos, es fortalecer la democracia.

¿También el espionaje?

Siempre estuvo contemplado que no es una práctica de la inteligencia estratégica, pero se fortaleció la redacción para darle más claridad al plan. No ha sido tarea fácil, son aspectos muy técnicos, no son fáciles de explicar en lenguaje común.

¿Hace falta convencer más a diputados para que apoyen el plan?

Siempre en el trabajo legislativo hay debate, hasta el último día. El ejercicio ya ha sido valioso porque, al mejorar redacción, se logran satisfacer preocupaciones que puedan tener sectores, diputadas, diputados y construir la viabilidad del proyecto.

¿Buscarán otro ente supervisor, diferente a la Defensoría?Ya cumplimos el ofrecimiento hecho a la Defensoría, de excluirla del proyecto, que cumpla sus potestades, pero como ente externo. Lo que sigue es la aprobación de una propuesta que no es de beneficio ni para diputados ni para este director, sino para la ciudadanía, porque viene a fortalecer una parte muy importante de todo el engranaje de la seguridad del Estado, frente a amenazas como el narcotráfico internacional.

¿Alguno de los cambios le disgusta?

No, todos los cambios aprobados fortalecen al proyecto y a la institución. La DIS ha solicitado el trámite de esta iniciativa porque un marco regulatorio fuerte y una ley clara ayudan a validar la actividad de inteligencia en el país.