Sindicatos piden desechar plan para aumentar aporte a IVM y edad de retiro

Por: Sofía Chinchilla C. 1 mayo
Trabajadores del sindicato de la CCSS empujaron una figura de dos adultos mayores cargando con el
Trabajadores del sindicato de la CCSS empujaron una figura de dos adultos mayores cargando con el "modelo neoliberal", al cual culpan por los planes para reforzar el sistema de pensiones del IVM.

Una figura de cartón de dos ancianos que cargan sobre sus espaldas una bestia de color negro fue una de las primeras que desfiló este 1.° de mayo hacia la Asamblea Legislativa.

Esa criatura representa el "modelo neoliberal", según los funcionarios de la Unión Nacional de Empleados de la Caja y la Seguridad Social (Undeca) que la llevaban. Es a ese modelo al que culpan por los planes para incrementar en un 1 % el aporte de los trabajadores a las pensiones del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), así como de la propuesta de aumentar la edad de retiro, incluso hasta los 70 años.

Esa fue una de las principales consignas que llevaron los participantes a la marcha del Día del Trabajador, por las calles capitalinas.

"Estamos diciéndole no al 1%, porque los aumentos salariales del sector público son de menos del 1%. Si nos van a incluir ese 1% en el IVM, no tenemos aumento salarial", expresó Tyronne Esna, quien trabaja como técnico de recursos humanos en la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).

Para Geovanny Delgado, miembro de Undeca, la medida es injusta y no representa una solución.

"El déficit no lo causa el sector público, sino el sector privado e informal que no está cotizando para la Caja. No es culpa de aquellos que están cotizando que el Gobierno no esté recolectando impuestos. Además, se va a afectar a una población que cada vez es más adulta", dijo Delgado.

La marcha transcurrió en orden desde las 9.45 a.m., cuando las primeras agrupaciones partieron del parque La Merced. Además de miembros de sindicatos, federaciones de estudiantes y partidos políticos estuvieron representados, así como algunos ciudadanos sin vínculo con organizaciones.

Al llegar a la Asamblea Legislativa, cerca de las 11:30 a. m., varios líderes sindicales tomaron la palabra para dirigirse a los presentes desde una tarima móvil.

Entre ellos estuvo Rosemary Gómez, secretaria del Sindicato de Empleados de la Universidad de Costa Rica (Sindéu), quien aseguró que las luchas no solo son en favor de los funcionarios públicos, sino también de los empleados del sector privado.

"La Caja no es del Gobierno, es del pueblo, y si las decisiones no nos benefician, estaremos en la calle. Necesitamos pensiones dignas, para eso trabajamos", dijo Gómez.

Otras consignas

Para los empleados de la Refinadora, la marcha tenía otra consigna especial:"a full con Recope", explicó Tyronne Esna. Su intención era pedir a los ciudadanos respaldo para la empresa.

"Pedimos que no le quiten el apoyo a Recope, porque representa un beneficio para todos los costarricenses. La apertura más bien es un perjuicio: los combustibles van a ser más caros, por eso estamos marchando", agregó Gilberto Bryan, quien viajó desde Limón para participar en la marcha.

El Sindicato de Trabajadores de la Educación Costarricense también marchó en defensa de Recope.
El Sindicato de Trabajadores de la Educación Costarricense también marchó en defensa de Recope.

Otras agrupaciones, como la Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (APSE), protestaron contra la criminalización de la protesta en las calles.

"Nuestra consigna hoy es que protestar es un derecho, reprimir es un delito. Consideramos que el juicio que se está siguiento contra cinco compañeros es una criminalización", dijo Ricardo Molina, presidente de APSE, en referencia al proceso judicial que enfrentan algunos participantes de una marcha en favor de la CCSS, realizada el 8 de noviembre del 2012.

En la marcha también participaron grupos pequeños, como el que lideró Quxabel Cárdenas, quien pidió mayor seguridad para los trabajadores migrantes.

"Hoy marchamos como trabajadoras y trabajadores de Costa Rica, somos un aporte a la economía nacional", expresó Càrdenas.

Con éxitos de la radio

Entre los distintos grupos que marcharon se escucharon cànticos ya usuales en las protestas de calle, pero el Bloque Unitario Sindical y Social (Bussco) también echó mano de piezas muy sonadas en la radio para llamar la atención de sus seguidores.

Así por ejemplo, Martín Chinchilla Castro y Michael Matarrita, interpretaron una versión de Despacito.

"Despacito, suben las pensiones y la gasolina", decía una de las estrofas de su canción, que se escuchó a lo largo del recorrido.

Las piezas musicales también se intercalaron con bombas improvisadas: "¡No me hablen de la Caja, que me tienen descontento. Hay que unirse a la huelga, que no nos quiten el 1%!".

"Tratamos de traer a la música las principales consignas que los trabajadores traen a la marcha. En este caso hablamos de toda la reforma a las pensiones, también el tema de la mesa de diálogo y proyectos de ley de empleo público", dijo Chinchilla, quien actualmente preside el Colegio de Periodistas (Colper).

Etiquetado como: