Por: Aarón Sequeira 10 diciembre, 2013

Un breve discurso en que el diputado del Partido Acción Ciudadana (PAC) Manrique Oviedo calificó a 36 congresistas de “traidores a la patria”, “falsos”, “hipócritas”, “mentirosos” e “irresponsables” generó una fuerte polémica en la Asamblea Legislativa ayer.

El congresista se refirió a 36 parlamentarios que apoyaron una moción este lunes en la mañana, para levantar la sesión del plenario, luego de una hora de labor. La propuesta no se aprobó pues requería el voto de al menos 38 legisladores.

Esa sesión se hizo para reponer la del jueves anterior, cancelada para que diputados y funcionarios del Congreso fueran a la “fiesta vaquera” de fin de año.

El asunto no terminó con el reclamo de Oviedo a los 36 diputados por querer concluir sus labores temprano. Luego de que Oviedo les lanzó los dardos, el congresista Wálter Céspedes, de la Unidad Social Cristiana (PUSC), le echó en cara al diputado del PAC la petición de indulto a favor de un finquero sancarleño amigo suyo, de apellido Arias, encarcelado por herir de bala a un joven en su propiedad.

En medio de insultos más fuertes entre ambos, el legislador del PAC le recordó a Céspedes la nota en que pidió al ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides, el nombramiento de unas sobrinas suyas en el Ministerio de Educación Pública (MEP).

“¡Vos que pediste en Casa Presidencial que te nombren a tu familia!”, le gritó Oviedo a Céspedes, quien de inmediato contestó en similar tono: “¡Y vos que hiciste una carta para sacar a alguien de la cárcel, cobarde”. Ante ello, Oviedo insistió: “¡Enséñeme esa carta, ensémela... hable como los hombres!”.

Para poner fin a la gresca, el presidente legislativo, Luis Fernando Mendoza, decretó un receso.