Mandatario reitera confianza en jerarcas del Micitt que estuvieron a cargo de la redacción

Por: Álvaro Murillo 8 abril, 2015

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, señaló esta mañana que el proyecto que afectaría medios de comunicación es solo un documento de trabajo dentro de una nueva forma de hacer política en su Gobierno, por la cual está dispuesto a recibir críticas.

“Estoy dispuesto a pagar el costo político que deba pagar para que el proceso funcione, pero no estoy dispuesto a pagar el precio político de hacer tonterías o generar daños a la institucionalidad”, contestó a periodistas esta mañana en el Club Unión, tras una reunión con banqueros.

El mandatario dijo que sería “un error fatal” socavar la libertad de prensa, pero sí señaló necesario avanzar en reformas legales que modernicen el sistema de medios de comunicación que usan espectro radioeléctrico.

Solís se desmarcó del texto hecho público esta semana, según el cual el Gobierno podría sancionar a medios de comunicación si considera que faltan la verdad o que incurren en publicaciones "contrarias a las buenas costumbres”, entre otros contenidos de esta propuesta de modificación a la Ley General de Radiodifusión.

El presidente atribuyó esos elementos a un grupo de técnicos y reiteró la confianza a Gisela Kooper y a Allan Ruiz, ministra y viceministros del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones (Micitt). Dijo que en esa institución deberán hacerse consultas para saber cómo se incluyeron esos temas en el texto.

Solís aceptó que pueda haber “confusiones” en esta forma de construir proyectos de ley, abiertos a consulta con sectores organizados y ciudadanos y que deberán trabajar en minimizarlas, pero no renunciar a este estilo consultivo, como también lo plasmó en marzo con proyectos fiscales. Si ello le trae un costo político, lo asume.