Jefe de Inteligencia dice que su idea es procesar datos de crimen y otros temas

Por: Esteban Oviedo 15 mayo, 2014
El hoy presidente Luis Guillermo Solís junto al actual director de la DIS, Mariano Figueres, en tiempos de campaña electoral. | ARCHIVO
El hoy presidente Luis Guillermo Solís junto al actual director de la DIS, Mariano Figueres, en tiempos de campaña electoral. | ARCHIVO

El presidente Luis Guillermo Solís contradijo ayer las primeras declaraciones de Mariano Figueres, jerarca de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS), sobre el futuro de ese cuerpo policial, adscrito al Ministerio de la Presidencia.

El viernes anterior, Figueres declaró que quería meter a la DIS en el combate a la corrupción “para que en el país haya justicia”.

Ayer, Solís afirmó que esa unidad no está destinada a esos fines. “La Policía Judicial es para investigar los crímenes. Hay una Policía de Control de Drogas. Hay entidades que están mejor capacitadas que cualquier otra para atender los temas de crimen organizado. Pueden tener apoyo de la DIS, pero la responsabilidad fundamental está en otro lado”, dijo el gobernante.

Figueres también afirmó que el ciudadano que ande en malos pasos tiene “todos los motivos del mundo” para temerle a la DIS: “Aquí la ciudadanía sabe muchas cosas, las hablamos en los barrios y decimos: ‘mirá, ve esto que está sucediendo’ y no pasa nada. Lo que la DIS investigue y encuentre lo va a llevar a la instancia judicial”.

Al consultársele en ese momento cuál marco legal le permite hacer ese tipo de investigaciones, el jefe policial respondió que a su representada le corresponde atender casos de crimen organizado.

Solís, en cambio, sostuvo que su gobierno pretende reformar las funciones de la DIS, de manera que no tengan relación con ese tema.

“Aquí lo que quisiera es plantear esto en términos de otros espacios de seguridad nacional, que no son los del crimen organizado (...). Es otro espacio, no es el espacio del crimen organizado. Yo estoy totalmente de acuerdo en que esos espacios se manejan en otro lado, no en la DIS”, dijo el presidente.

Mencionó, por ejemplo, que la Dirección debe resguardar las fronteras y que podría incursionar en el combate al espionaje industrial, en vista de que el país aspira a ser un desarrollador fuerte de software.

Sobre lo dicho por Figueres, Solís agregó: “Yo creo que esa es una afirmación general que amerita una precisión”.

Anoche, Figueres afirmó que su intención nunca ha sido que la DIS suplante la labor judicial.

“Cuando dijimos que quien ande en malos pasos, debe temer a la DIS, en ningún momento nos arrogamos el derecho de decidir quiénes andan en malos o buenos pasos. Lo dijimos en el sentido amplio y sano, entendiendo que, si el país cuenta con un cuerpo que genere prospectiva e información útil para otras instancias, podemos enfrentar mejor los flagelos como la corrupción, el blanqueo de dinero, el tráfico de drogas, el terrorismo internacional”, detalló.

Alegó que la DIS debe convertirse en una unidad que recibe información por vías legales, como la prensa, las policías comunitarias y las redes sociales, para procesarla y enviarla a las entidades correspondientes. Además, que esa labor se puede extender a información de muchos tipos, no solo criminal.

Ayer, diputados de todos los partidos acordaron crear una comisión investigadora sobre la DIS, a fin de determinar si conviene el cierre o la reestructuración.