Por: Aarón Sequeira 30 julio, 2013

¿Sorprendido con los resultados de la convención?

Sí, pero no tanto. Hicimos un seguimiento de los datos, que nos auguraba un cierre estrecho, pero no necesariamente negativo para nosotros. Sabíamos que sería cerradita.

Como politólogo, ¿esperaba un tercer lugar para Epsy Campbell?

Sí, pero más allá de ella como candidata, este es un momento de mucha fluidez, tenemos una población sin partido, muy veleidosa, y eso plantea situaciones como la del PAC.

Después de una convención, ¿hay que curar heridas?

Sí, como en todas las convenciones, pero a diferencia de Liberación o la Unidad, en el PAC parecieran ser mucho menores. Hay una cierta actitud fraterna y de responsabilidad, lucidez frente a lo que tenemos por delante. Podremos superarlas.

¿Qué fue lo que más pesó en el fracaso de la coalición?

Un cúmulo de circunstancias. Se pudieron haber superado, si hubiéramos tenido suficiente tiempo. Tuvimos un acuerdo el viernes pasado, a las 9 p. m., pero no teníamos bandera, nombre ni la distribución de las finanzas.

¿Cuál debe ser ahora el papel de Ottón Solís en el PAC?

Tal y como lo prometió debe tener un papel activo y constructivo, pero estoy seguro de que no querrá disputar espacios al candidato.