Por: Gerardo Ruiz R. 10 diciembre, 2015
El ministro de Comunicación, Mauricio Herrera, dijo anoche a través del jefe de prensa de Casa Presidencial, Boris Ramírez, que cancelará su deuda por marchamo en el plazo establecido por ley. | LUIS NAVARRO
El ministro de Comunicación, Mauricio Herrera, dijo anoche a través del jefe de prensa de Casa Presidencial, Boris Ramírez, que cancelará su deuda por marchamo en el plazo establecido por ley. | LUIS NAVARRO

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, reprochó los comentarios hechos por su ministro de Comunicación, Mauricio Herrera, cuando dijo que "los costarricenses de a pie no han dimensionado la trascendencia de su gira a Cuba", tras la fitración de la lista de 31 invitados del Gobierno que viajarán a la Isla en visita oficial.

"No era necesario aludir una presunta ignorancia del pueblo de Costa Rica, que no lo es; no es ignorante. Y en segundo lugar (no era necesario) tampoco hablar de filtración; habiéndose producido, no coloca el debate donde tiene que colocarse: que es en la obligación que tenemos que dar cuentas", dijo Solís.

El presidente dijo que si la información sobre la lista de invitados se filtró es un asunto secundario, porque dicha información es pública que iba a ser revelada a la prensa días antes del viaje a Cuba.

Solís pidió que su reproche no se interpretara como una descalificación hacia la gestión de Herrera.

"Yo le agradezco mucho al señor ministro de Comunicación el enorme trabajo que está haciendo y la verdad no quiero que esto se convierta en una descalificación. Lo digo porque, a veces, y sabiendo que el ministro comparte mi punto de vista, las palabras que usamos no son más las felices. El pueblo de Costa Rica merece una explicación".

Tras el regaño, Mauricio Herrera declaró por escrito al periódico La Teja que en sus palabras no hubo intención de ofender a nadie.

“En entrevistas sobre este tema siempre insistí en que el Gobierno comprende y respeta las opiniones de la población”, afirmó Herrera.

Este miércoles, Mauricio Herrera dijo a La Nación que la filtración de la lista de 31 invitados fue irresponsable porque descontextualizaba la importancia de la visita presidencial a Cuba, este 13, 14 y 15 de diciembre.

La ignorancia popular que alegó el jerarca sobre esa trascendencia desató críticas en redes sociales.