Futuro mandatario llama a no “satanizar” acuerdos entre fracciones

Por: Gerardo Ruiz R. 2 mayo, 2014
Luis Guillermo Solís se reunió con los diputados electos Abelino Esquivel (centro) y Gonzalo Ramírez (fuera de foco), además de Justo Orozco, de Renovación Costarricense.
Luis Guillermo Solís se reunió con los diputados electos Abelino Esquivel (centro) y Gonzalo Ramírez (fuera de foco), además de Justo Orozco, de Renovación Costarricense.

San José

El presidente electo, Luis Guillermo Solís, aceptó que la fracción del Partido Acción Ciudadana (PAC) cometió errores al comunicar los alcances de los acuerdos que le permitieron ganar la presidencia del Directorio Legislativo, ayer 1.° de mayo.

Este viernes, durante una entrevista en radio ADN 90.7 FM, Solís se declaró sorprendido por las reacciones que despertó en redes sociales la negociación del PAC con Renovación Costarricense para obtener los votos de ese partido a cambio de congelar por un año el trámite del plan de sociedades de convivencia, que daría derechos patrimoniales a las parejas de homosexuales.

Solís atribuyó esa reacción de rechazo a los errores de comunicación cometidos por las autoridades de la bancada del PAC.

La jefa de fracción del PAC, Emilia Molina, también entonó el mea culpa.

La diputada dijo que las fallas de comunicación se cometieron principalmente con las bases del partido, con quienes, aseguró, la relación ya está restablecida con éxito.

“Esos sectores creyeron que estábamos relegando principios del Partido, como la defensa de los derechos de las parejas de gais. Los errores ocurrieron probablemente con la presión tan fuerte de las últimas horas. La comunicación no fue tan fluida”, afirmó Molina.

El presidente electo agregó que sus diputados erraron al no frenar a tiempo la apreciación de que el PAC quería alcanzar la presidencia legislativa a cualquier costo.

“Creo que hubo una muy mala comunicación de parte del partido oficialista que debería corregirse a futuro, de manera que quede más claramente expresado en esas declaraciones cuál es el punto de vista respecto de los distintos temas que se negocien.

"Eso es muy importante y lo señalo especialmente porque nos vamos a tener que acostumbrar a muchas negociaciones, yo diría, cotidianas que van a parecerse mucho a las del Directorio, por el fraccionamiento que tiene la Asamblea Legislativa”, dijo Solís.

Para el futuro gobernante, sin embargo, el resultado de la elección del Directorio fue bueno para el PAC aunque "los ajustes (que hay que hacer) son evidentes”.

La fracción de 13 diputados rojiamarillos logró sumar los 9 votos del Frente Amplio y los 8 de la Unidad Social Cristiana (PUSC) para que Henry Mora y Marcela Guerrero alcanzaran la presidencia y la vicepresidencia del Directorio, respectivamente.

Gracias al acuerdo, los socialcristianos lograron colocar a los diputados Luis Vásquez y Jorge Rodríguez en la primera y segunda secretarías del máximo órgano legislativo.

Las dos secretarías suplentes quedaron en manos de las diputadas Nidia Jiménez y Laura Garro, ambas de Acción Ciudadana.

Pese a la aceptación de que los alcances del acuerdo no se comunicaron bien, Luis Guillermo Solís llamó a no satanizar los pactos, pues a su juicio, se repetirán con frecuencia.

Emilia Molina informó de que después de la elección del Directorio, el próximo gran reto que enfrentará la bancada del PAC será hacer avanzar la reforma al Sistema de Banca para el Desarrollo.

La legisladora adelantó que el apoyo al trámite de esa propuesta fue parte de lo negociado con el Frente Amplio y con el PUSC.