Por: Esteban Mata Blanco 21 octubre, 2014

Tras afirmar que no tolerará que un movimiento de huelga afecte los servicios públicos en Limón, el presidente Luis Guillermo Solís anunció su intención de renegociar la convención colectiva que cobija los beneficios de los trabajadores en la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva).

El viejo y deteriorado muelle de Moín es la principal terminal portuaria de la provincia de Limón. | ARCHIVO/ JORGE ARCE
El viejo y deteriorado muelle de Moín es la principal terminal portuaria de la provincia de Limón. | ARCHIVO/ JORGE ARCE

Solís alegó que fue el presidente del Sindicato de Japdeva (Sintrajap) quien puso el tema sobre la mesa.

"Vamos a hablar respetuosamente con Sintrajap y vamos a aprovechar los vencimientos de las convenciones colectivas para renegociar lo que se pueda", declaró el mandatario. "Fue Ronaldo Brear (presidente del Sindicato) el que dijo que estaba dispuesto a renegociar. Le voy a tomar la palabra".

Hace dos años, Sintrajap afirmó que la convención colectiva costaba unos ¢1.300 millones anuales, el equivalente al 4% de los ingresos de Japdeva.

Luego de que el lunes Sintrajap anunciara una huelga en contra de la concesión para que la empresa AMP Terminals construya un megapuerto en Moín, Solís dijo que esa organización no es la única que tiene peso en la provincia del Caribe.

"Reconozco la importancia de Sintrajap, pero obviamente no es la única organización en Limón", dijo el presidente.

Añadió que el Ministerio de Seguridad Pública garantizará, con las medidas que sean necesarias, que se mantengan los muelles abiertos si Sintrajap se va a huelga.