Por: Esteban Oviedo 19 noviembre, 2013

Luis Guillermo Solís, candidato del PAC, propuso a la presidenta, Laura Chinchilla, crear una comisión de alto nivel para determinar si existen vicios en el proyecto de ampliación de la carretera a Limón, antes de que este avance en la Asamblea Legislativa.

El aspirante de Acción Ciudadana (PAC) solicitó examinar los cuestionamientos sobre el costo de la obra, las condiciones del préstamo con China y los antecedentes de la constructora que ese país designó para habilitar cuatro carriles entre Río Frío y puerto Limón.

Con el fin de ampliar la ruta 32, el Gobierno firmó un contrato de préstamo por $395,7 millones con la República Popular de China, el cual requiere de aval legislativo.

La obra la ejecutaría la empresa china Harbour Engineering Company Limited (CHEC).

La semana pasada, el diputado Manrique Oviedo, del PAC, denunció que una de las firmas que se fusionaron para crear a CHEC, llamada China Communications Construction Company Limited (CCCC), fue declarada no elegible por el Banco Mundial en el 2009 por haber incurrido en presuntos actos de fraude y corrupción en Filipinas.

Según Solís, la obra es necesaria y urgente, pero urge evitar que la institucionalidad del país sufra un nuevo golpe en su credibilidad si otra obra estratégica se detiene por líos legales o de costos.

Por eso, plantea que un grupo de expertos certifique si existen o no problemas y, en caso de que los haya, si son subsanables.

Solís propuso a representantes del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales de la UCR (Lanamme), del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos, de la Cámara Costarricense de la Construcción, de la Contraloría General de la República, de la Procuraduría General y de la Defensoría de los Habitantes.

Carlos Roverssi, ministro de Comunicación, descartó la idea. Afirmó que esta atrasaría el debate legislativo. “Los diputados ya habían decidido hacer la consulta a la Contraloría. No hay más transparencia que llevar el debate a la Asamblea donde hay 57 diputados. Meter un órgano externo es desconocer el papel de los diputados”, dijo.