Por: Esteban Oviedo 10 abril, 2014

El presidente electo, Luis Guillermo Solís, pidió esta noche ayuda a los cámaras empresariales para reafirmar, en el exterior, el interés de Costa Rica por la inversión extranjera directa y para aclarar, a la vez, las razones por las cuales Intel decidió cerrar una planta instalada aquí.

Solís hizo la petición ante un auditorio repleto en el hotel Wyndham Herradura, en Belén, Heredia, durante la celebración del Congreso Nacional de la Empresa Privada.

El mandatario electo planea viajar, en los primeros meses de su gobierno, a los países que sean necesarios para exponer el compromiso del Estado costarricense con la atracción de inversiones.

Y solicitó a la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (Uccaep) designar tres representantes que lo acompañen en esa misión, en la que también participarían miembros del Ministerio de Comercio Exterior (Comex) y de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde).

Luis Guillermo Solís argumentó que, si Intel cierra la planta por razones ajenas al entorno local, "hay que decirlo". Lo mismo ocurre con el caso de Bank of America, que también dejará el país.

Rónald Jiménez, presidente de Uccaep, aprobó la propuesta del mandatario electo. Rescató que se integren los sectores público y privado, en una misma misión, y que se actúe de manera inmediata ante las malas noticias.

Intel informó de que cesa su manufactura de chips de computadoras porque ahora se enfocará en tecnología para dispositivos móviles, como parte de un reajuste global. Y Bank of America trasladará el centro de servicio que tenía aquí a Estados Unidos.