13 diciembre, 2015

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, partió este domingo hacia Cuba para iniciar mañana una visita oficial de dos días y consolidar los vínculos bilaterales, así como tratar el tema de emigrantes cubanos atascados en el país.

Solís ha manifestado que uno de los objetivos principales es "continuar el proceso de normalización de las relaciones bilaterales".

El mandatario viajó con una delegación de 31 personas, entre ellas los ministros de: Relaciones Exteriores, Manuel González; de Ciencia y Tecnología, Marcelo Jenkins; de Turismo, Mauricio Ventura; de Salud, Fernando Llorca; de Deportes, Carolina Mauri; el director de Inteligencia y Seguridad, Mariano Figueres; la primera dama, Mercedes Peñas, entre otros funcionarios.

Además, 50 empresarios interesados en buscar negocios y conocer las oportunidades que ese país ofrece.Otro de los temas prioritarios es una solución regional a la crisis migratoria, ya que unos 6.000 cubanos que emigran por tierra hacia Estados Unidos se encuentran varados en Costa Rica debido a la negativa de Nicaragua de permitirles el paso por su territorio, aduciendo riesgos para su seguridad y soberanía.

El canciller costarricense, Manuel González, dijo esta semana que la crisis migratoria es un asunto "prioritario" para la visita de Solís a la isla, la primera de un mandatario costarricense tras la llegada de los Castro al poder.

Costa Rica y Cuba retomaron sus relaciones diplomáticas en marzo de 2009 cuando el entonces presidente, Óscar Arias, restableció los vínculos diplomáticos con la isla, que habían sido interrumpidos unilateralmente por este país centroamericano en 1961.

Desde entonces solo la presidente Laura Chinchilla visitó Cuba en 2013, pero lo hizo para participar en una Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Etiquetado como: