Sindicalistas pidieron a Iglesia católica participar de diálogo sobre empleo

Por: Gerardo Ruiz R. 15 septiembre, 2015

El Poder Ejecutivo no encuentra motivos para el llamado a huelga general que hizo el colectivo sindical Patria Justa, la semana pasada.

Según el presidente Luis Guillermo Solís, nada justifica la decisión del grupo sindical de irse a paro en octubre.

La protesta de Patria Justa se debe a la resolución de la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) de sacar de las tarifas de combustibles ¢5.000 millones que iban a financiar la convención colectiva de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope).

Solís dijo que el debate sobre esas convenciones es legítimo y lo demanda la sociedad, no solo su Gobierno.

“Queremos saber por qué se han introducido en las convenciones colectivas consideraciones que podrían ser abusivas (...). Yo no veo que aquí haya ninguna razón para ir a una huelga general por estar planteando ese tema”, afirmó.

El presidente de la República desmintió que su administración haya montado una guerra en contra de los regímenes salariales públicos, por lo que no ve razón para la interrupción del trabajo en las entidades estatales en octubre.

“Convocar una huelga por una presunta guerra (contra el empleo público), cuando eso no existe, me parece que puede resultar en un despropósito para un país que lo que necesita es más productividad y más trabajo, no menos”, afirmó el gobernante.

El ministro de Trabajo, Víctor Morales Mora, habló en la misma línea de Solís y llamó a los sindicatos a optar por el diálogo antes que por las medidas de presión.

Por su parte, Sergio Alfaro, ministro de la Presidencia, afirmó que la casa de gobierno está dispuesta a hablar con Patria Justa para impedir la huelga general en el sector público.

Empero, no adelantó ninguna fecha para una posible reunión con los coordinadores de ese bloque, Albino Vargas, de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), y Fabio Chaves, presidente del Frente Interno de Trabajadores del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

Buscan apoyo. Entre tanto, Vargas y un grupo de dirigentes de Patria Justa se reunieron este lunes con el obispo de Puntarenas, Óscar Fernández, presidente de la Conferencia Episcopal de Costa Rica (Cecor).

Allí, los líderes gremiales llegaron con la petición de que la Iglesia católica intervenga en el diálogo sobre el empleo público, ya sea como actor directo o como facilitador.

Sin embargo, tras la reunión, el obispo Fernández dijo que la Iglesia evaluará la propuesta sindical “con mucho cuidado” pues hasta el momento ningún otro sector de la sociedad les ha pedido a los prelados intervenir en el diálogo social.

Sobre las declaraciones del presidente Solís, referentes a la huelga, Albino Vargas le pidió al mandatario garantías de que los regímenes salariales del sector público no se tocarán.

“Que nos lo diga en la cara, en una mesa, que nos lo firme delante de testigos. Él no puede obviar el problema de la Aresep”, dijo.

Vargas agregó que aún no hay una fecha definida para la huelga general de octubre.