Por: Aarón Sequeira 9 noviembre, 2016
El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, insiste en que su compromiso con el electorado, desde la campaña, fue apoyar el proyecto de sociedades de convivencia.
El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, insiste en que su compromiso con el electorado, desde la campaña, fue apoyar el proyecto de sociedades de convivencia.

El presidente Luis Guillermo Solís llamó a la cautela ante el triunfo del republicano Donald Trump en Estados Unidos y añadió que se debe dar tiempo a las medidas políticas y económicas que el mandatario electo pueda anunciar en días, semanas o meses.

Según el presidente, todavía no se puede tener una idea clara sobre cuáles son las verdaderas propuestas de Trump ni dar por un hecho que pondrá en ejecución todo lo que prometió en campaña, por ejemplo, la renegociación de tratados de libre comercio, la repatriación de empresas estadounidenses o la salida del Acuerdo de París sobre medidas para reducir las emisiones contaminantes de dióxido de carbono.

“Creo que esto aconseja cautela, en el sentido de que uno no puede asumir que todo lo dicho en una campaña (que fue muy polarizada) vaya a trasladarse necesariamente a las políticas públicas que la nueva administración adopte”, dijo Solís, quien sostuvo que no todo lo prometido por el republicado es factible.

"Sobre el TLC, ya veremos si se puede. No podemos adelantar criterio, porque además no es una decisión unilateral de los Estados Unidos, que pueda tomar sin consultar con los otros siete socios". Luis Guillermo Solís, presidente de la República

No obstante, Solís resaltó el hecho de que Trump llegará a la oficina oval de la Casa Blanca con una mayoría en el Congreso, tanto en la Casa de Representantes como en el Senado.

Insistió en que aún no es posible conocer a profundidad las medidas que anunciaría Trump, porque su equipo no viene de una trayectoria política conocida, por lo que también opta por la cautela y la espera para saber quiénes serán las piezas de su gabinete.

El mandatario costarricense dio su opinión luego de una conferencia de prensa en el Ministerio de Seguridad Pública, donde se anunció la desarticulación de una importante banda de tráfico de drogas en el país. Temprano, envió un mensaje de felicitación a Estados Unidos y de buenos deseos a su presidente electo.

Ni tan fácil. Renegociar tratados de libre comercio no es tan fácil, declaró Solís, menos uno como el centroamericano, que tiene siete países y, además, está ligado a una cantidad considerable de leyes complementarias.

En campaña, el tratado que Trump prometió renegociar fue el que incluye a Estados Unidos, México y Canadá (Nafta).

Sin embargo, para el mandatario Solís, dar un criterio sobre la posibilidad de modificar un TLC es especulación.

Esta mañana, precisamente, el diputado Ottón Solís, del Partido Acción Ciudadana (PAC), planteó que la llegada de Trump la esa posibilidad de replantear el TLC al que su partido, el mismo que llevó a Luis Guillermo Solís a Zapote, siempre se opuso.

“Sobre el TLC (Cafta por sus siglas en inglés), ya veremos si se puede. No podemos adelantar criterio, porque además no es una decisión unilateral de los Estados Unidos, que pueda tomar sin consultar con los otros siete socios”, apuntó el presidente en relación con el caso centroamericano.

Añadió que la renegociación sería un proceso sumamente complejo a estas alturas. Hay una serie de instrumentos legales que son de acatamiento obligatorio para todas las partes, manifestó.

¿Y los migrantes? En cuanto a la posibilidad de que miles de centroamericanos sean deportados de vuelta a sus países, una vez cumplidas las amenazas del presidente electo, Solís aconsejó, de nuevo, cautela.

“Hay que tener reposo y mesura, para permitir que la nueva administración pueda anunciar cuál va a ser la política en temas que son sensibles. Uno de los más sensibles es el de las migraciones y de las posibles deportaciones”, dijo.

A pocas horas del resultado, no es posible dar una opinión determinante, cree Solís, por lo que igualmente considera que se debe dar tiempo para ir leyendo las verdaderas intenciones y posibles medidas del republicano.

Luis Guillermo Solís reconoció que ha hablado con su equipo, en los últimos días, sobre los posibles efectos de las elecciones en EE. UU., pero negó que fuera la labor específica de un grupo de personas dedicadas a ello.

Al cierre de esta nota, con un 98,7% de las urnas reportadas, Trump tiene los 279 votos del colegio electoral, nueve más de los que necesitaba para ser el nuevo ocupante de la oficina oval, 60 por encima de la candidata republicana, Hillary Clinton, quien pasadas las 10 a. m. había dado el discurso de la derrota.