Presidente calificó de deplorables criterios de costarricenses en redes sociales contra directriz del MEP

Por: Gerardo Ruiz R. 28 septiembre, 2016

Belén

Lejos de condenar la decisión del Ministerio de Educación Pública (MEP) de entonar el Himno de Nicaragua en varias escuelas del país, el presidente Luis Guillermo Solís justificó y celebró esa decisión.

Lo hizo este miércoles al retornar al país, después de semana y media de gira internacional. Solís calificó como deplorables las expresiones que emitió un sector de la sociedad costarricense en redes sociales en contra de la decisión, algo que él considera que no refleja el sentir de la mayoría del país.

El gobernante afirmó que durante su infancia en la escuela le enseñaron los himnos de toda Centroamérica, práctica que celebró pues, afirmó, le ayudó a conocer y respetar más a los pueblos con los que se relaciona ahora.

"(Cantar el Himno de Nicaragua en escuelas ticas) es parte de una lógica que se ha ido perdiendo con el tiempo, de que formamos parte de una región en la que deberíamos conocer más, no menos, las historias nacionales, no sobre un país, sino sobre todos ellos. Es más, creo que esto debería extenderse a toda América Latina y que, cuando uno aprende los himnos nacionales de los países, aprende para valorar la historia de esos países y para apreciar la propia", contestó cuando la prensa le consultó si la decisión del MEP contaba con su aval.

Para Solís, conocer otros himnos de la región servirá a los alumnos para contrastar las historias de esas naciones con la costarricense.

"Yo me aprendí esos himnos, he cantado el Himno Nacional de Colombia, lo canté ahora en las ceremonias de paz, canto, porque lo sé; el Himno de Guatemala, el Himno de El Salvador, de Honduras, no me lo sé de memoria, pero en su momento canté el Himno de Nicaragua, canto La Marsellesa (Himno de Francia), canto el Himno de Estados Unidos, puedo cantar el Himno de Israel en hebreo, canto muchos himnos porque me parece que es una parte de la formación de la gente", dijo el presidente.

Saberse esas tonadas patrias, agregó Solís, no lo ha hecho querer menos a Costa Rica ni a sus héroes nacionales.