Por: Álvaro Murillo 25 junio, 2015

“Yo me enteré por los medios esta mañana. El Poder Ejecutivo no ha participado, ni fue informado, ni tuvo acceso previo a este documento. Tampoco he podido revisarlo hoy”.

Esta fue la respuesta del presidente Luis Guillermo Solís, la tarde de este miércoles, al ser consultado sobre las negociaciones de un pacto sobre temas nacionales entre las bancadas legislativas del oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Frente Amplio (FA) y el grupo de sindicatos denominado Patria Justa, liderado por el dirigente Albino Vargas.

Solís visitó este miércoles zonas inundadas en Sarapiquí. | CORTESÍA
Solís visitó este miércoles zonas inundadas en Sarapiquí. | CORTESÍA

El mandatario señaló que, aunque es “legítima” la intención de aliarse expresada por ambos partidos y los sindicatos, el Gobierno no participaría en el proceso “por disposición legal y por conveniencia política”.

Así contestó Solís a las preguntas de la prensa en un acto en la Corte Suprema de Justicia, horas después de conocerse la intención de diputados de PAC y del FA de firmar con Patria Justa un acuerdo para impulsar una agenda que se contraponga a la seguida por la alianza opositora que ganó el Directorio legislativo el 1.° de mayo.

El Partido Liberación Nacional (PLN), el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), una parte del Movimiento Libertario (ML) y el bloque de diputados evangélicos, se unieron y lograron arrebatarle al PAC el control político del Congreso.

Solís admitió tener coincidencias con el FA y con Patria Justa, pero también señaló la existencia de desavenencias.

“Con los sindicatos hemos coincidido, como ocurrió en la Reforma Procesal Laboral, y en otros tenemos diferencias significativas, como en el contrato con APM Terminals. Igual con el Frente Amplio”, expresó.